Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Encerrada 26-I-09


Bueno, sólo voy a contar una parte del día: me he tirado 3 horas más (y cuando digo 3 horas me refiero a 180 minutos de los de verdad) o más, en el trabajo porque no podía irme a casa. No podía sacar el coche.

Muchas veces aparco en unos “parkins” que se “hacen” en un callejon. Digamos que el callejón hace una cruz, con uno de los palitos verticales de dos coches de largo. Pues había aparcado en el “palito” de la derecha, al final, vamos en el extremo… y el que da a la calle es cuesta arriba.

Cuando he salido había un camión en mi lado del palito… y me pregunta “¿vas a salir?” y yo “es mi idea” y me dice… “Vamos a tardar… se ha roto la dirección al camión y no entra la grúa” Pfffffffffffffffffffffffffffff. A echar horas extras!!

Así que he pasado al gimnasio, y después de una hora, he vuelto a salir a ver si podía sacar el coche… y no se había movido un centímetro… Pfffff.

No sabían que hacer… empujar cuesta arriba (y una buena cuesta) un camión sin dirección… es decir, que la esquina… tendrían que levantarlo o algo así…

Y la grúa no cabía para bajar la cuesta. ¡¡¡Madre mia!!!

Después de dos horas más en el gimnasio, y alcanzando la hora en la que tenía que entrar otra vez, pero sin haber salido… volví a ver si me podía ir a casa a comer… Porque era el límite para llamar a alguno de mis compañeros que viven cerca que me recogieran, me llevaran a casa a por dinero y el uniforme y otra vez al gym… Pero habían movido un metro el camión, y había salido un coche que hacía esquina… por lo que haciendo muchas maniobras y pasando a centímetros del camión y los coches aparcados… conseguí salir.

No se cuanto tardarían en sacar el camión, porque después no quise pasar otra vez a ver… Y no se como lo sacarian.

Después me pasé a ver a mi amigüita Luci que se había apuntado al gym de cronos, pero justo esee día no había ido (más tarde me enteré que había dado a luz una amiga suya). Y alguien le echo un poco de morro, pero yo iba a casa a comer.

Una tarde de más de lo mismo… más niños, más lio. Y un combat en el que me dolían hasta las orejas… jajaja.

Escriba un comentario