Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Santa defraudación


Así es como me siento hoy. Así es como me siento ahora mismo. El 25 de marzo debería ser “Santa Defraudación”. Por todos los lados. Bueno, casi todos. Aunque aún no se ha acabado el día.

El día de “Santa Defraudación” empezó anoche. Una persona que me importaba muchísimo me demostró que no era como pensab, o bueno… más bien me enseñó un aspecto que no me gustó nada. No sólo me enfadó y me falló, sino que me mostró eso que no soporto de la gente. Ya escribiré otro día, aún me duele, pero… no entiendo cómo puede alguien perderse por otra persona. Es que no lo entiendo ni aunque esa persona lo “mereciera” (y con esto me refiero sencillamente a que no “no se lo merece”) pero con alguien que no… Fallando a tus amigos, y a tí mismo. Es superior a mí. Me siento triste, el enfado ya se me ha pasado, pero sobre todo me siento MUY MUY MUY MUY defraudada.
Supongo que se arreglará y ese aspecto cambiará, estoy segura, antes o después, lo que no sé es si será tarde (y me refiero a que si para cuando eso cambie, seguiremos con contacto, no por un enfado, sino por circunstancias de la vida). No me gusta. Y ya hoy veo que era más enfado de lo que pensaba. Y aunque me defraudara los amigos están con lo que te gusta y con lo que no, ¿no?. Hablaré con ella, pero aún no puedo.

Y luego el día ha seguido como una mierda, me han llamado a media mañana del gym, he tenido que ir.

Y después, a pasar toda la tarde sin hacer NADA. Bueno, yo por lo menos me he pasado dos horas llamando a padres (Voy a tener pesadillas con eso). Pero los demás no, además todos han salido dos horas más tarde de lo debido, menos yo que he salido a mi hora (bueno, también más tarde teniendo en cuenta la hora a la que he entrado… también he salido dos horas más tarde), y otro que ha salido dos antes.

Pero ahí ha sido otra vez “Santa Defraudación”. Demasiado para mí. Oír ciertas cosas, o bueno, más que oírlas… no oírlas. Que hagan una afirmación y que nadie sea capaz de decir que no. Sólo una persona. “Santa Defraudación”, “Santa Defraudación”, “Santa Defraudación”, “Santa Defraudación” y “Santa Defraudación”. Y no se si poner alguno doble.

No tengo más que decir. Estoy triste. La decepción y que te defrauden tus amigos no sienta nada bien. Por pocos sentimientos que tengas.

Escriba un comentario