Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Como un cangrejito.


Así es como estoy. Me he tirado todo el día en la playa. Relax. Sin pensar en nada, o en todo pero nada malo.

Ha hecho un tiempo genial. Un sol enorme, esta mañana hacía un poco de aire, pero luego se ha pasado. Sol, calor. Me he bañado un montón de veces. Y el resto del día tumbada en la arena. Genial. Solo por un día así merece la pena hacer el viaje. Es que si me tuviera que volver mañana, habría merecido la pena.

Y no solo he tenido playa, he comido en el chiringuito unos chocos fritos. Y de postre… ¡¡¡¡HELADO DE LA FRAGOLA!!!! Que me he comido en la playa. Al sol. Sentada en la arena. Con helado de la fragola. Si existe la perfección es esa. Estoy segura.

Más playa, más sol, más baños. He ido a por la bici, y he dado un paseito. Pero como había mucha gente y no controlo lo suficiente, he vuelto a dejar la bici y a sentarme en la arena y darme un último baño después de que se haya puesto el sol. ESPECTACULAR. Creo que es otra forma de la perfección. Además, ese baño ha sido el mejor, el agua estaba mejor que en todo el día, más tranquilo. “Legen”… espera… espera… espera…. “Dario. “.

Y después… ¡¡¡choco plancha del Rodri!!! de merienda-cena. Porque a las 9 pa cenar… para mi es hiperpronto.

Me he venido a duchar, porque estaba como un cangrejito, es verdad, a lo tonto me he tirado todo el día al sol. Y si no me hubiera bañado tantas veces, sobre todo ese último, con el agua tan fría, estaría insolada. Me he echado la aloe… Y… no podía con la tentación de volver a la playa.

Así que me he comprado una vaguette-pizza del Lino´s para cenar cuando me entrara el hambre después. Y… ¡¡¡¡OTRO HELADO DE LA FRAGOLA!!!!!

Tengo algo que decir de ese helado. Hacía muchísimo tiempo que no me pedía el de fresa, de fresón de Lepe. Es increíble como puede haber tantísima diferencia de sabor, en un sabor de toda la vida. Sin probarlo es difícil de creer, pero… no es un helado de fresa común, he tomado miles de helados de fresa. Pero este… es que es diferente. muy diferente mucho mejor. Gracias a los que estaban pidiendo delante de mi, me he pedido uno de los clásicos: nata, fresa y chocolate. NADA QUE VER con cualquier otro helado de nata, o de fresa o de chocolate. Nada. ¿¿Cómo puede ser tan diferente? ¿Cómo puede ser tan rico? ¿Qué tiene que nadie más sea capaz de hacer un helado de fresa como ese? La materia prima esta claro que es importante, que casi nadie usa unos fresones como los de Lepe recién cogidos del campo. Del campo al helado, eso se tiene que notar, si, pero… el resto de heladerías de la zona que hacen sus helados por aquí, deberían hacerlo igual. Y nisiquiera se parece. Por más que hable no voy a poder describirlo si no lo probais. De verdad. Merece la pena venir solo por el helado y la playa.

Y a tomármelo a la playa con la luna y las estrellas. ¿Qué puedo decir?

En un solo día ya ha compensado todo. Ya ha compensado las últimas semanas de mierda, de lcurro, de casa, de amigos… Sólo con poner el pie aquí. Sólo con oler el zahar. Sólo con pisar la playa. Sólo con un helado. Un sólo día para arreglarlo todo. Un viaje de 700kilómetros compensado en un día. GRACIAS. Esto es mi tierra. No hay más que ver cómo me siento estando aquí. No necesito nada, no necesito a nadie. Aquí es donde realmente soy, aquí es donde me encuentro a mí misma. Y esto es para los que dicen que se es de dónde se nace (aunque sea en unas vacaciones de tu madre embarazada), o de dónde se vive. No, se es de dónde uno se siente. Se es de ese sitio en el que dices con la boca bien abierta y bien alto “ES MI TIERRA. SOY DE AQUI”. Aunque el Destino no te haya sacado del vientre de tu madre, o el Destino te haya llevado lejos a vivir. Es ese lugar al que siempre estas deseando volver. Ese lugar en el que sólo con pisar… te sientes vivo. Se es del lugar en el que habita tu corazón y tu alma. Y mi corazón y mi alma viven aquí. En Lepe. No voy a entrar en el tema de que la sangre que corre por mis venas es más lepera que la de muchos que si que viven aquí, porque no viene a cuento. SOY DE LEPE. Estoy harta de que me lo discutan. SOY DE LEPE.

Escriba un comentario