Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Archivo mes Julio, 2010

Interesante de nuestros patrocinadores

Lestat ha aparecido… bueno… su cuerpo.
Me he encontrado su cuerpo.
En el sótano.
En la parte cerrada del sótano.
Al lado de la puerta.
Encerrado.
Muerto.

Busqué en todas partes… no sé cómo no miré ahí. No sé por qué no le oi. ¿Cómo pude cometer el error de mirar hasta dentro del depósito de agua y no mirar ahí.
Porque era imposible entrar.
No lo era.

Mi Lestat.
Mi niño.
No era un gato. Era “EL GATO”. Ya lo dije cuando contaba mi vida en gatos . Era perfecto.

Se perdió y removimos todo lo posible por encontrarle, carteles, vueltas por el barrio… Y no apareció. Ahora entiendo por qué. No perdí la esperanza de que acabaría volviendo, aunque hubiera pasado más de un año. Ahora ya se que no.
De hecho buscandole a él apareció Pandora. Pero “la furcia” no es Lestat. Nunca lo será.

Bajé a buscar azulejos para la reforma, que estaban ahí. Y cuando he bajado al sotano… he abierto la otra portezuela y lo he visto. Cubierto de polvo, de moho. Sabia que era él sin verle el collar. ¿quién iba a ser?
No ha sido ver el cuerpo, podría haber entrado por el otro lado de la puerta. Pero no he podido. Era Lestat. Mi madre me decía que no podía ser, pero lo estaba viendo. Lo he sentido en cuanto he visto el cuerpo. Al principio estaba tranquila. Sabía que eso que estaba viendo el cadáver de un gato. Negro. De Lestat. Cuando he asimilado eso… solo he podido echarme a llorar.

Cuando he conseguido salir, he dejado la luz encendida. No podía.

Y he llamado a mi niño, que venía de camino. Y se ha echado a llorar conmigo. Hemos bajado, gracias niño, no tenías que bajar. Y ya lo ha visto. Era él. Tenía el collar. Le ha dado un ataque de ansiedad a mi niño, que hemos apagado la luz como hemos podido y hemos salido a respirar fuera.

No sabemos cómo entró. Sólo sabemos que no salió. Murió encerrado. Al lado de la puerta. ¡Qué horrible! Sólo de pensarlo se me encoge el estómago. Ha estado todo este tiempo aquí con nosotros. Justo debajo del salón.
El refrán. Se hizo realidad. << La curiosidad... >> No puedo acabarlo. Se me hace un nudo en el estómago.
Bajaba tan feliz. Y cuando lo he asimilado. Ya sé qué ha sido de él. Ya sé que no volvera. Que sólo me quedan los recuerdos.
Debió de pasarlo tan mal.

Pero es todo tan extraño. No sabemos cómo pudo entrar ahí. No sabemos cómo no le oimos maullar. Si estaba debajo del salón. Las puertas no estaban arañadas. ¿Por qué mi gatitito? Por qué si estaba tan cerca el perro no fue capaz de encontrarle.

Hambre, sed, sufriimiento. ¡Qué final tan horrible! Con lo que le quería. Anoche mismo volví a sentir la esperanza de encontrarle. Anoche, un gato negro que no era la furcia entró en casa… le llamé, pero no era él. No, él estaba muerto en el sótano.

Seguía soñando que le encontraba, que volvía a casa que volvía a dormir conmigo. Aunque… sabía que estaba muerto. Un día cuando me iba a trabajar sentí que me pedía perdón, me decía que no estaba enfadado conmigo, que no era mi culpa, me daba las gracias y se despedía. Nunca sabré si fue en ese momento o si sólo fue una imaginación mía. Pero en ese momento supe que estaba muerto. Aunque esperaba que volviera. Deseaba volver a tenerle. Anoche mismo me volví a hacer ilusiones por un segundo.

Le quería tanto.
No quiero oir eso de “es sólo un gato”. Porque no. Ese gato era especial. No se como no miré ahí. Busqué y rebusqué por todas partes. Menos ahi. ¿Por qué? ¡JODER!

Le quiero tanto.
Mi gatitito.
No va a volver.

Lestat. Lo siento. No te imaginas cuanto.
No sabes lo que ha sido para mi verte así. Esperaba que cuando te volviera a ver podríamos ser felices.
Sabía que te encontraría. Pero esperaba que no fuera así. Vas a descansar en paz.
Lo siento, siento no haberte encontrado antes de que fuera tarde. Te juro que te busqué. Tú lo sabes. Me has tenido que oir llamarte todas las noches. Hasta en sueños. Te busqué, hicimos carteles… Y apareció otro gato, pero no eras tú. Te busqué. pero no te encontré, hasta hoy. Siento no haber bajado a tiempo. No me explico cómo se me pudo pasar, te busqué hasta dentro de cajas. Me metí en el falso techo a buscarte… Pero no en el falso suelo. Lo siento. Lo siento tanto. Se que eso no te va a devolver. Y yo se que no me lo voy a perdonar. Te quiero tantísimo. Te quería tanto. Sólo espero que fuera pronto. Que no estuvieras mucho tiempo sufriendo ahi. Quiero pensar que el que no estén las puertas arañadas es que fue pronto. Pero que estuvieras al lado de la puerta. Confiabas en que yo bajaría a rescatarte. Y no lo hice. ¡No te encontré! Ojalá pudiera volver y abrir esa puerta, meterme ahi, sacarte y seguir viviendo contigo, felices, que fueras tú el que viniera a la casa nueva con nosotros. Mi niño, mi gatitito. MI Lestat.
Lo siento lo siento lo siento. Por más que diga no lo soluciono. Pero LO SIENTO. Te quiero.

¿Cómo fuiste tan tonto de meterte ahi? ¿Cómo entraste? ¿Por qué no maullaste más alto? Has sido tú el que ha salido peor parado, tu has sufrido, tu te has ido… Se que lo sientes. Los dos lo sentimos. Los dos lo sabemos.
Me gustaria que ninguno tuvieramos que sentirlo. Pero los dos tenemos que hacerlo.

Ahora sólo puedo prometerte que seguirás estando dentro de mi. Seguirás en mi corazón y en mi alma. Te quiero. Siempre serás “Mi gato” “EL GATO”. Te quiero, y siempre te querré.
Tu descansa en paz, que se que cuando me muera, tu seras mi gato, habras avanzado. Dentro de mucho tiempo, estaremos juntos, mi niño (que también lo siente, lo sabes, no sabes lo que ha llorado y cómo le ha sentado verte… Los dos te queríamos. Sabes que eras como nuestro hijito. Sé que él está tan afectado como yo. Él tambien te quiere, y te queria. Y fue él quien fue fuerte cuando yo no podia, él hizo y pegó los carteles para buscarte, él fue a recogerte cuando nos llamaron que te habían encontrado… aunque no eras tú, no podías serlo. Él también hizo lo posible, te buscó… y siempre me animaba diciendo que volverías. Él estaba convencido que estabas en Telefónica. Él puso su teléfono y recibió llamadas y se movió para encontrarte.) Estaremos juntos mi niño y yo, y tú estarás con nosotros. Lo se.

Mi niño me regaló el colgante que en cuanto me dió supe que era tu espírutu. El colgante le encontró. Se que lo quisiste.

Estoy mejor de lo que podría esperar porque se que estás bien, se que eso sólo era tu cuerpo físico. Viniste a verme, a tranquilizarme. Me siento mal, pero.. sé que tu eres libre. Y que estás bien. Eres mucho más que un gato.
Eras mi guardián. Y me hiciste el regalo de venir físicamente conmigo. Cuidaste de mi. Llegaste en forma de mi animal, el gato. Un precioso gato negro. El más guapo que había, porque no eras sólo un gato. Cuidaste de mi y me dejaste con mi otro guardian con cuerpo. Mi niño.
Sé que no estabas encerrado en ese cuerpo hasta que te encontrara. Hacee muy poco quité la pieza del árbol con el deseo, pero guardé el papel. Y ahora se ha cumplido. Pero me tranquiliza saber que llevas mucho tiempo siendo libre, y que me sigues queriendo. Nos sigues queriendo, como nosotros te queremos a ti.

A los que lo lean, no puedo explicar por qué este gato no era solo un gato. Y no es que quisiera mucho a mi gato. Era más. Era “un familiar”. Era algo mágico.
No pido que lo entiendan, sólo que me respeten. Se que si no lo sientes así suena a loco perdio. Pero no necesito oir que tengo que ir al psiquiatra. Cada uno tiene sus creencias. No puedo soportar comentarios sobre esto. De hecho he puesto que no se permitan comentarios aqui. Sólo es un regalo hacia mi Lestat.

He encendido una vela por él en el salón. Justo encima de dónde está su cuerpo, aún no he sido capaz de hacer nada. Pero vas a descansar en paz. Te lo prometo, tu cuerpo también, no se va a pudrir en un sótano más.

Siempre Lestat. Te quiero, Gracias.


EPD

Gracias

Jul-27-2010 By coyote

Esto es para mis alumnos de la mañana, que me han hecho un regalazo hoy.

Hoy a mi padre le habían hecho un prueba chunguilla justo antes de entrar, y cuando he entrado estaba pegada al teléfono llamando a ver si sabía algo antes de empezar la clase. He conseguido contactar que habia salido bien, que estaban en el pos.

Y una socia me ha oido y me ha empezado a decir que a la segunda clase se iba, y yo a decirla que no, que alli tampoco hacia nada y que no habia problema en darla, que ya habia salido de la prueba y que estaba en el posprueba pero que bien… ya a esperar resultados.

Pues la mujer, cuando ha terminado la primera clase, mientras yo recogia, se ha puesto a hablar con la gente…. y se han ido todos. Algunos han venido a preguntarme qué tal y por más que yo les decía que la daba… empezaban con el “estoy muy cansado” “me duelen las piernas” “es que hoy no me puedo quedar que tengo que ir a comprar” y con todo tipo de excusas, algunas tontisimas… y en lugar de ser yo quien les decia que si les importaba no darla, eran ellos los que me convencian a mi, que la iba a dar sola. Que me fuera, que es mi padre, que si, la prueba esta, pero no iba a estar tranquila y que igual necesitaba que fuera a por algo o a lo que sea…. Y yo “pero una hora más o menos da lo mismo” y ellos que no. Vamos, que me han dejado sola para que me viniera a verle.

Y esas cosas emocionan y se agradecen.
¡¡GRACIAS!!! ¡¡¡OS QUIERO!!!

¿A qué jugaba de pequeña?

Jul-25-2010 By coyote

Hoy hemos ido a ver la peli de “Toy Story 3″ y… últimamente no hago más que romper eso de no hablar sobre películas concretas… a medias. Cuando fuimos a ver shrek 4 la semana pasada (¿o la otra?) me estuve acordando de mi exhermano y la primera peli de shrek, que cada uno éramos un personaje… (No llegué a publicarlo porque fue superior a mi, ya lo haré… que ahora que se acercan las vacaciones me toca volver a escribir más de mi gente de allí).

Y hoy… esta me ha conmovido un montón. Ahora que también me voy a mudar… pero mis juguetes se vendrán conmigo. Bueno… más que mis juguetes, mis peluches.

Me he puesto a recordar a qué y con qué jugaba.

Si tengo que nombrar uno será Camilita. Es una gallina de felpa que me hizo y me regaló mi hermana Cuki cuando aún estaba en la cuna. Y la sigo teniendo. No voy a mentir que durante un tiempo estuvo en el sótano, pero hace años la saqué para prestársela a mi chico como muestra de mi profundo amor… mi peluche favorito. Pronto me reuniré con ella :D .
Recuerdo que dormía con ella siempre, durante muchos muchos muchos años. Cada niño tiene un muñeco preferido, y esta gallina era, y es, el mío. Por lo menos, si no lo fue siempre, es el que más recuerdo.
camilita

Pero había otra cosa con la que me hinchaba a jugar. Siempre. Los pin y pon. Pero los de antes, los que no se movian mas que la cabeza y que los vestidos eran engancharles trozos de plastico duro. Me encantaba jugar con ellos, tenía todos los “complementos”, el circo, la granja, la discoteca, la casa… hasta mi padre me hizo una casita para ellos de plástico. (Me gustaría llevármela a mi casa con uno o dos de los pin y pon para tenerlos de adorno.)
casita
pin-y-pon
pin-y-pon-granjero

Además, con los pin y pon jugaba con mi padre (ya lo conté) a judo. Mi padre tenía los azules, y yo los demás (o los rosas). Pero mi padre me hacía trampa, porque les ponía cinturón negro a los suyos y blanco a los míos, cosa que a mi me cabreaba siempre un montón. Jajaja.
Los pin y pon están en el arcón de Lepe. :D . Cuando voy, a veces los saco un rato para recordar… aunque hace tiempo que no.

Y más juguetes… No sé. Recuerdo también un muñeco de una mayorette que era casi tan grande como yo (en aquel momento, que tendria unos 4 años) y era de los blanditos, y jugaba a hacer judo con él. Con los pin y pon luchaban entre ellos, pero con este era yo la que me pegaba con ella. Jajaja. Me ponía en el cuarto de las teteras y ahí practicaba.
(Si siempre jugaba a todo y con todo a judo, yo prácticamente aprendí a andar en un tatami, pero tuve que dejarlo porque me coincidia con el cole… aunque las malas lenguas dicen que lo dejé porque me enfadé porque un día me ganó un niño… Pero ya hablaré del judo otro día) [Vaya, de no tener ni idea sobre qué escribir en unos cuantos días a en un solo post tener ya dos pendientes... ]

Y ñuego peluches que me reegalaba la gente.
Tenía dos hipopótmos que eran madre e hijo,
hipopotamos
tenía un conejo que me regaló mi amiga susanita y una coneja que me regaló cristina lópez,
conejos
también tenía una hipoconeja (que era de mi hermana pero a mi me gustaba),
hipoconeja
un dragón azul.
dragon-azul
un perro que me regalaron en una de las fiestas de la policia
perra-poli
una osita que me regalaron mis compañeras de baloncesto cuando me atropelló el coche
osita-basket
una osa que me regaló irene…
osita
miles de muñecos, la verdad.
Y también jugaba con los muñequitos que regalaban al revelar las fotos, que teníamos de todos los colores.

Jope, la película me ha hecho sentir culpable por no acordarme de todos los juguetes que he tenido… jajaja.
Aunque yo era más de jugar con la pelota.

Y bueno, en Lepe tenía un loro que me tocó en la tómbola, y jugaba con el loro y las escobas que quitaba en el tren de la bruja.XDXD. Y siempre con los pin y pon que iban y venian a todas partes.

Nunca he tenido una barbie. Bueno, tuve una muñeca parecida, pero lo que ahora llamariamos de los chinos. Nunca me ha gustado jugar con bebes, nenucos ni cosas de esas, ni siquiera con las barriguitas.

También jugaba con los pelotones con cuernos, o un año me regalaron una media pelota con un palo para saltar… t-ball se llamaba. Y de bolas pues el clásico “la bola loca”. ¡Cómo molaba! y ¿cuántas “Bola loca” pude tener?? 4 por lo menos jajaja.

Y con el Simón, el Operación (al que quitaba las pilas para que no sonara), al tragabolas (hubo una temporada que no lo soltaba) y el exin castillos o el cinexin… ¡cómo molaba aunque fuera heredado! Yo no jugaba con legos, jugaba con ese. Y al lince. El chocolatenova…
Nunca tuve una nintendo hasta que hace 4 años me la prestó mi chico… por la comunión me regalaron una maquinita que era un arcanoid pero con tortugas… Y de consolas jugaba con la philips de mis hermanas, de meter cartucho… es una pasada, a mi aun me gusta, aunque dios sabe andandara y si funciona, pero jugaba a algo de piramides, a los marcianitos, a esquiar, arcanoid… todo arcade. una pasada. Y por la comunion me regalaron la sega master system, que jugaba al alex kid… y uno con una pistola que tampoco use mucho, y despues me regalaron un juego de los picapiedra que nunca fui capaz de pasarme. NO jugaba demasiado con eso, preferia, como he dicho antes, jugar a la pelota. Y tenía también un ordilingua, un ordenador que era para jugar al ahorcado y cosas asi que me encantaba, y que heredó mi sobrina.

¡¡Ah!! Casi se me olvida, pero porque no lo incluía como juguete, pero si que viene al caso. Mi juego de mesa favorito el “Pizza loca” ¡¡¡era genial!!! Con una cinta, tenías que coger los ingredientes, saltar, silbar… lo que te mandara, había ingredientes chungos, cambiabas la identificación… nos lo pasábamos genial jugando en todas las chocolatadas o fiestas qeu venían mis amigas… pero no sólo mis amigas, también los amigos de mi hermana… mayores (me sacaban entre 12 y 14 años) y se lo pasaban pipa jugando todos al pizza loca. Jajaja.
Por más que lo busco en internet nunca más se supo, ni lo reeditaron con cd como hicieron con otros juegos, nisiquiera era un juego conocido, pero yo me lo pasaba genial, que hasta jugaba sola como buenamente podía… jajaja.
pizza-loca1

Y con las cartas me dedicaba a hacer castillitos que después mis hermanas tiraban… O me hacía fuertes con las sillas y los cojines (como todos los niños), o me balanceaba en las cuñas para los pies (así me partí la boca una vez)… Y cuando en otoño hacíamos los montones de hojas yo jugaba a meterme dentro de los montones (con gusanos y todo) y cuando les metíamos la hoja ardiendo, me quedaba tumbada a ver cuánto aguantaba. Y en Lepe una vez hicimos un fuerte con ladrillos (nada de cemento, simplemente apilados) y en el techo pusimos unas tablas con ladrillos encima. Y nos metimos dentro… Si soy sincera cuando cuento estas cosas me hace pensar… ¿cómo puedo seguir viva? Jajaja.

Seguro que edito este post otras mil veces… según me vaya acordando de cosas, que al final podría hacer una segunda parte, pero… jajaja.