Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Llegada triunfal a Lepe… me cago en la hostia puta 10 – I – 2011


Esto lo iba a escribir ayer, y quedaría la historia en dos partes… Ya veré cómo lo hago, porque me va a costar mucho no despotricar más mientras escribo.
Lunes 10 de diciembre de 2011: ESTOY DE VACACIONES, y no solo estoy de vacaciones así sin más. Lo estoy de verdad, no me van a llamar a darme problemas, no me voy a encontrar una bronca enorme cuando vuelva… simplemente… estoy de vacaciones, desconectar del curro sin más.
Sí, técnicamente llevaba de vacaciones desde el sábado, pero es que eso es un finde normal… después de dar las clases tener día y medio – dos días. Como estoy escribiendo desde Lepe, tengo unas cuantas pendientes, no se si habré publicado ya el finde o no…
Vamos, que fue cuando le sonó el despertador a mi chico (por primera vez en bastante tiempo sonaba antes que el mío) fue cuando pude decirlo. ¿El qué? ¡Que estoy de vacaciones!

Como era bastante pronto, seguí en la cama (como buenas vacaciones) pero no todo lo que me hubiera gustado, porque tenía que hacer unas cosillas (entre ellas la maleta) antes de decidir si me iba o no (escribo desde Lepe, así que no tiene emoción la decisión). Y me puse el despertador a una hora… 5 minutos antes de que sonara lo puse media hora más tarde… y así tres veces. Me levanté de verdad mucho antes de lo que me hubiera gustado, pero es que el tiempo pasa solo.

Hice los recados que tenía que hacer, ya con el coche cargado, pero tuve que volver a casa porque se me habían olvidado cosas… importantes. Ahí otra vez me costó salir de casa. No tenía muy claro si irme o no.. estar con mi niño en casa es lo que quiero, pero estar encerrada todo el día hasta que llegue… Y en verano no pude disfrutar ni un solo día de vacaciones, me lo merezco… mis amigos ahora están currando, estudiando a saco o en Sevilla, por lo que no tengo muchas opciones de ocio… pero… normalmente me basto sola. Además, tenía un motivo personal también: la última vez que estuve aquí sola se desató la pesadilla para mí y empecé a caer a caer y a caer… Cogí miedo a estar aquí. Bueno, miedo no, pero no quería venir. Lo que pasó en mi vida estando aquí hizo que no quisiera volver, ni la playa fue capaz de animarme… Y eso hablando en mí es más de lo que se puede soportar. Ni playa ni querer volver… necesitaba demostrarme que puedo volver sin que pase nada horrible en mi vida… es más pensaba que sería el broche del todo, el cierre completo del capítulo… Esperaba.

Pasé a comer por casa de mis padres, a recoger unas cosillas… bueno, la bici (que menos mal que me la he traído) y a despedirme. Y después de eso… decidí a irme del todo. No muy convencida, lo reconozco, las ganas de quedarme con mi chico eran demasiado fuertes pero… a veces hay que pensar en uno mismo… Ojalá hubiera escuchado un poco a mi corazón… si no es lo que hice realmente. No lo se, sigo sin saberlo y no creo que lo sepa.

El viaje muy bien, muy tranquilo, no había casi coches, llovió un poco en Toledo y en la salida de Madrid, pero ni tuve que poner los limpias continuos. Tuve que parar a echar gasoil (cosa que no hacía desde que tengo el coche… bueno, desde que descubrí lo de quitar el aire, que hacía que llegara con “medio depósito” na´ más.) Pero como no había quitado aire y los recaditos estaban lejos… pues me tocó echar en Huelva.

La gracia fue llegar a Lepe. Llegué al piso nuevo y subí la bici (la que lié para subirla, se le cayó la rueda… me chocaba con las paredes, se me caían las llaves…) y me volví a ir a la playa a ver si encontraba algo abierto para cenar. Fui a la playa y nada abierto, así que me pasé por la arena para verla… y llamé a pedir una pizza para que en lo que tardaba en llegar a Lepe la tuvieran.

Podría decirse que ahí empezaron “una serie de catastróficas desdichas” de las que el balance actual es un dolor de culo, una mala hostia increíble y en unos días eso se verá incrementado por un eno rrrrrrrrrme descenso en mi cuenta corriente, hasta probablemente dejarla en números rojos o debiendo dinero… ¡Hay que joderse!

Volvía de la playa y me acordé “para ir al piso nuevo si sigo por la carretera un poco más, se puede girar a la izquierda en esa calle y me ahorro los semáforos descolocados o callejear por el pueblo que siempre me equivoco”. Ojalá mi mente volátil no se hubiera volatilizado en ese momento y me hubiera dejado sin acordarme, tragándome el semáforo o equivocándome de calle en el pueblo. Pero no, me acordé y ahí si que metí la pata. “Me he pasado, me he pasado, no es en la Peugeot… “ se me puso uno detrás, me puse nerviosa y cuando me pareció ver una calle, miré que estaba línea continua… “¡ah no! Estaba discontinua al final… giré. Pero no había calle. Había algo como una cuneta que enlaza con un bordillo que enlaza con la calle. Técnicamente calle si había, pero no unida a la carretera en la que iba. Por lo que el coche me dio un pedazo de bote que chocó con el suelo los bajos y empecé a notar que algo arrastraba. Me paré a mirar y vi que la tapa de los bajos estaba caida. Me tiré un pedazo de rato para sujetarla, porque no podía atarla y no pegaba el celo. AL final no se como lo pude sujetar.
Cuando hice la revisión me dijeron que algo así estaba un poco partido y eran 381 euros… auque después en otro taller me dijeron que no había nada. Y me iba cagando en to lo que se menea pensando en la pasta que me iba a costar la mierda de los cojones… cuando me abrí demasiado en una curva… y me di con la rueda lo justo en el bordillo, pero parecía que no pasaba nada hasta que dos calles más abajo empecé a notar que eso estaba bajo… Faltaban 15 metros para llegar a casa, así que lo miré… y la rueda reventada y la llanta jodida también. Fenomenal.
Así que a cambiar la rueda de noche, menos mal que enfrente del piso hay como un parque con la acera enorme en la que me podía subir y cambiarla con la luz de la farola… y menos mal que las cambio como churros….
Pero vaya entrada a Lepe, casi me da algo de la rabia, de gilipollas la pasta que me iba a salir… pero… era bastante peor de lo que esperaba… aunque de eso me he enterado hoy…

Escriba un comentario