Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

MALDITA LEUCEMIA FELINA: yo solo quiero tener un gatito que llegue a viejo…


Otro día negro en mi historia con los gatos… He pasado ya por demasiadas cosas, pero parece que no se acaba.

Hoy al final me levanté para cazar al señor cabroncete-pordiosero y llevarle a vaciarle los huevines (digo esto porque soy mujer, seguro que escribir esto siendo hombre me doleria bastante…). Ya de paso le iban a hacer las pruebas antes de operarle, aprovechando que le dormian.
Pero el veterinario me ha llamado antes de lo que esperaba. Le había hecho la prueba de la leucemia felina… la MALDITA leucemia felina que se había llevado a Leo. Y ha dado positivo. Me ha llamado a preguntar si seguia con la operación y el gato dejaba de salir a la calle (para prevenir que infecte a otros gatos y por si solo es que ha estado en contacto, no siga estando en contacto) o… o… lo otro. Ya le salve la vida antes, porque permití que naciera, no iba a rendirme, por muy rancio que sea… No le he cogido aún tanto cariño, pero sigue siendo mi gato, mi gato a lo lejos, pero mi gato.

Pero otra vez no.
Y si este esta pillado, la otra casi seguro que también. Está vacunada reciente, pero se le habia pasado un mes, al igual que a este, no es que convivan demasiado, pero… comparten comedero, y a veces se cruzan. Lo más seguro es que esté también.

No puede ser. ¿Qué es lo que me pasa con los gatos?

Ya he contado mi vida en gatos
Estuvo Topace, que ha sido la única que ha llegado a vieja, después se la llevó mi hermana a su casa cuando se casó y Topasita se deprimió y se la tuvo que llevar.
Después estuvo Leo, al que la leucemia se llevó. No me he perdonado aún eso, yo le maté, estaba muy muy muy muy muy mal, pero… era mi gatito, aún recuerdo las miradas que me echaba cuando nos despedimos…
Después Lestat… este si que es demasiado para mí, desapareció y no fue hace mucho que encontré su cuerpo y me traumatizó más aún.
Sin haber superado ni el uno ni el otro, el tercer gato me da positivo a leu y la otra casi seguo que también. Cuatro gatos. El que más duró fue Les 3 años. ¿Por qué?

Amo a los gatos, los adoro, tdos los que me conocen saben qeu soy la tonta de los gatos, les quiero, les mimo, les cuido… pero.. ¿soy una matagatos? ¿Es una maldición que tengo? Me llevo bien con ellos pero estoy maldita para mantener a uno vivo conmigo? Tengo algo que rompe ordenadores y tansmito leucemia felina?

No puedo pasa por esto otra vez. No. Otra vez no. Una vez tras otra. Dos veces en 5 años, sería la 3º y4º. Es demasiado. No. No. No. No puede ser otra vez.

Hace una semana y pico estaba en la playa, sin problemas ni preocupaciones… ahora tengo dos gatos que se me van a morir en breve, me han hecho una juja y una cutrez enome… Pero los gatos. No puede ser.
El único que ha sobrevivido a mi lado ha sido Bis, ekl perro… y está ya mayor. No podría soportar todo junto. No.

Habrá quien no lo entienda.. dirá “solo es un gato” “o dos” “o tres” o”cuatro”… como me ha dicho mi madre la primera vez cuando la he llamado… pero los que tiiene mascotas saben que no “solo son un gato” o un perro.. Es un hermano, un hijo, un compañero. Compartes la vida con él, vives con él y te da cariño, te cuida cuando te pones malo… teestán contigo… y aunque este no sea de los que más lo han hecho, sigue siendo una vida, sigue siendo un ser vivo que siente. Y yo… sufro más con los animales que con los seres humanos, lo he dicho muchas veces. Puedo parecer un monstruo al decirlo, pero… es así. Los seres humanos tienen maldad, los animales no, como mucho instintos, no matan por diversión. No tienen maldad.

Asi que no, no estoy dispuesta a pasar por esto otra vez. Por lo menos, todo tiene un lado positivo, las buenas es que con mi padre fueron las noticias buenísimas. Mejor así. Aunque podrían ser todas buenas. Es cruel por parte del Destino hacerme pasar por esto una y otra vez, revivir mis temores una y otra y otra vez. Me levanté una y otra vez. Volvió a jugar conmigo, con otro temor aún mayor, que me dejó aún más tocada. Me volví a reponer. Y revivió otro. Y me levanté porque ya lo sabía antes. Y ahora otra vez. ¿Es esto un pulso? Soy fuerte, aunque a veces me derrumbo, sobrevivo a las hostias, pero me harto de las cosas, ¿qué es lo que quieres que aprenda? ¿que no puedo tener gato? ¿Es eso? Pues me niego. No quiero seguir “matando gatos”, pero estoy segura que puedo.
Leucemia, deja a mis gatos en paz de una vez.

Y un pequeño apunte más… me he tirado todo el día que iba a llorar (o llorando) en cualquier momento… y no se ha dado cuenta nadie, solo una chica que ha estado unos 5 minutos y nisiquiera cerca de mí.
Y claro, mi chico que ha venido a comer sacrificando su siesta y había dormido bien poco, para estar conmigo, porque realmente le necesitaba. GRACIAS.
y GRACIAS también a los veterinarios. Y la chica, Paula, es un verdadero amor, ha sido ella quien ha estado hablando conmigo en persona, y la que me ha abrazado. Gracias Paula.

Escriba un comentario