Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Archivo mes Enero, 2011

Interesante de nuestros patrocinadores

Eso es lo que estoy pensando en el día de hoy. Pase lo que pase, me pase lo que me pase aquí… siempre será mi tierra, siempre me encantará estar aquí. Sí, en semana santa no me sentí así. Sí, eso hizo que no quisiera venir, que tuviera resquemor. Sí, mi entrada triunfal no es que fuera lo que más me alegrara… sí, llegué a pensar que me tenía que haber quedado en Madrid con mi nene.
Hoy me han prestado un coche, que mañana también lo tengo y puede que el viernes también (que ojalá me den el mío… aunque no se, ya se me han destorcío las vacaciones demasiado en un par de días).

Me he despertado porque me ha despertado mi niño llamándome, y era muy tarde para ir en bici… pero hacía un solazo enorme. Tenía que levantarme, que no había ni una sola nube a la vista. No había que desperdiciar una oportunidad como esa, un tiempazo, solazo y calorcito en el mes de enero, sólo pide playa playa playa y más playa.

He ido al piso viejo a hacerme la comida, pero resulta que no tenía papel albal, así que he pasado a casa de mi tía a ver si tenía, y no sólo me ha dejado papel albal, sino un coche, que ella hoy no lo necesitaba ya, así que me he ahorrado ir en bici.

Así que con coche lo tenía más fácil. Al llegar me he sentado un ratito en la arena y no he podido evitarlo: me he vuelto a bañar. El truco está en mojarse los pies un ratito, al principio se corta la circulación, pero enseguida dejas de notarlo y ese es el momento para quitarse la ropa y meterse en el agua. Es una sensación maravillosa, se pasa un poco mal dos milisegunditos, pero después… es genial. Mientras estas debajo del agua congelada piensas “qué maravilla” y al salir piensas “pues no era para tanto… ¡¡¡otra!!!” y así un rato. Hasta que me he salido del todo porque ya si que no sentía nada de mi cuerpo. Y después de secarme he comido y me he tumbado en la arena a entrar un poco en coma… que no hay nada como una siestita al solito en la playa. Pero un solito que gusta, no que achicharra. Lo que pasa es que ha venido un viejo asqueroso en plan que si quería compañía, pero acompañando las frases con ruiditos de esos que tanto asco dan. Pero con un “no, no estoy sola, estoy esperando que vuelvan con la botella de agua” se ha pirado. Pero por si acaso me he cambiado de sitio y me he puesto a jugar un poco a Bleach.

Como tenía coche, no tenía que apurarme con la hora que se hiciera de noche, he podido soltar la mochila con las toallas (que podía llevar dos, una para taparme en seco por si tenía frío) y hasta una chaqueta. Y he dado un señor paseo por la playa, que es una maravilla pasear por la playa en invierno. Había más gente que ayer. Vale, más gente equivale a unas 6 o 7 personas en vez de a 2 o 3… aunque un poco más tarde había más gentecilla, que a lo lejos siempre veías a alguien.
He disfrutado del paseo como hacía tiempo que no disfrutaba de un paseo… mojándome los pies, viendo la puesta del sol… Genial, genial, genial… ni he dado vueltas tontas a la cabeza.

Como tenía coche por un día, he aprovechado para ir a Portugal pa comprarle las sabanitas y las toallitas pa mis nuevos sobrinitos, para que los tengan. En dos tiendas, en la primera los jueguitos de cuna y en la segunda las toallas, porque en la primera no tenían nada que me gustara. Los he cogido en naranjita uno con una vaquita y otro con un gatito, y las toallitas también en naranja, con un osito y el otro… no me acuerdo la verdad. Pero son una pocholada.

Ya que estaba con el coche por la zona de unos kilómetros, he pasado a ver a Pepe Luis, el que crió a mi perro, amigo de mi padre y de la familia… y por poco me pasa lo que me pasó con mi coche con lo de girar por donde no hay calle… jajaja. No, en serio, es que han quitado el cartel grande que señalizaba por donde me tenía que meter y he tenido que dar un par de vueltas para poder meterme por la salida correcta. Le he pillado saliendo de su casa, porque si me paso una vez más de entrada no le pillo. Después me ha llamado que si podía ir a cenar hoy, aprovechando que tenía coche. Así que he venido a casa a ponerme un pantalón largo (que a todo esto, yo seguía con las mayitas cortas de montar en bici y el cortavientos). Y he ido a cenar con ellos.

No tenían raya, pero he comido choco plancha (aunque no como en el Rodri) y un atún al ajillo buenísimo. Yo estaba un poco apurá porque tenía que venir a devolver el coche a mi tía, y he llegado a las 00’30, después de echarle 10 euros de gasolina y se ha quedado la gasolina casi igual… que tiene cojones la cosa. Vale que he hecho unos cuantos kilómetros, pero… 10 euros… aunque al precio que está… que esto nisiquiera era diesel, que era gasolina que esta aún más cara. Pero bueno, tengo coche.

Y aquí estoy, en la camita viendo la tele, escribiendo… que me voy a poner a mimar enseguida, que estoy grabando Bleach, lo de Zampakuto en el usb para verlo en la tele… si no me duermo antes.

Mi día ha mejorado un montón mis vacaciones, dormir hasta tarde, playa con un tiempo buenísimo, baño, paseo… cena con comida de la buena… Maravilloso, a ver cómo va mañana.

Pero qué pasa hoy?!

Ene-25-2011 By coyote

Hoy he tenido una mañana de… ¿¿¿pero qué pasaaa?? ¿¿qué invento es este???

He ido a dar las clases… y me he equivocado de cd’s. Y en el gimnasio no había copias. Mi compañero tenía uno, pero el otro no… he metido el que tenía yo… y no lo leía. Meto otro que tenía en el coche… y tampoco, de todos los cd’s que llevaba no leía ninguno. Encuentra mi compañero uno en el gimnasio de una coreografía anterior (menos mal que venía con notas coreográficas…jajaja) y pongo el cd… empiezo a hacerlo… y de verdad que no lo pasaba tan mal dando una clase… estaba mezclando la coreo nueva con lo que me medio acordaba que era la otra.. pero evidentemente, no cuadraba. Y no podía echarle morro. He tenido que parar, mirar las notas y volver a empezar. ¡¡¡PERO QUÉ MAL!!! Hasta el track 5 no he cogido del todo la coreo sin mirar el librito, detalles me faltaban, pero qué comienzo más malo, yo ya estaba mal y eso.. ¬¬

Después he conseguido pillar al cabroncete, pero no ha servido de mucho porque hasta que no le castren, no merece la pena hacer nada, porque con lo pordiosero que es hay que repetirle todas las pruebas y los test.
He llegado a casa a las 3… pa hacerme la comida y darme una ducha rápida, he abierto un armario a buscar una cosa y he tirado el único frasco de cristal… lleno de aceite de lavanda… evidentemente ha estallado en pedazos… y se ha puesto todo… menos mal que no ha llegado a pasar a la tarima, solo azulejos… pero la cantidad de aceite que cabe en un botecito enano no puede ser real.

Y luego a trabajar, pero bueno, a partir de ahi lo de siempre. No me he caído al agua ni nada… así que.

Pero hoy también de un lado a otro apurada de tiempo. Yo es que creo que hay espacios de tiempo que se saltan. No puede ser que salga de casa a y 2, y tarde unos 15 min en ir a trabajar y llegue a currar a .31. No es posible, aparcando a la primera, y que por la mañana salga a .11 y llegue a .23, que por la mañana hay más coches y semáforos… Ayer escribía que falta tiempo y por la noche me mandaron un mail hablando del tiempo, de un saharaui que dice que aquí tenemos relojes, allí tienen tiempo. Me gustó y si, hay que aprovecharlo, pero no creo que porque te falte tiempo eres un infeliz. Haces muchas cosas, y yo lo que creo es eso, que a veces pasamos por saltos temporales, porque no es posible que pase tan rápido en ciertos momentos.

Por ejemplo, hace 10 minutos que me he sentado a escribir y ya me es imposible moverme. Me duele todo el cuerpo, me muero de hambre, pero pensar en tener que moverme para hacer la cena o para comer… me da una pereza… a ver qué me cargo ahora. jajaja.

He soñado con la rueda, el coche, la llanta, la tapa y la madre que los parió a todos. Así que no ha hecho falta que me llamara mi chico a la hora que le había dicho que le llamara para despertarme si no escuchaba la alarma para que me diera tiempo a pasar por los talleres antes de ir a la playa…
Pero… mi gozo en un pozo… Y podréis imaginaros lo que será eso si mi “gozo” es que me iba a salir la broma por 500 euros… Imaginad el pozo. El pozo no tiene precio aún… y miedo tengo que lo tenga. El “gozo” era quedarme la mañana sin coche… imaginad el pozo… solo espero que esté a tiempo por lo menos el miércoles y no tener que volverme en autobús y tener que volver luego a por el coche.

Lo he llevado al taller de confianza… no, más que confianza, son amigos de mi padre desde antes de que ellos nacieran (lo eran los padres también) y hay muy buena relación, siempre que podemos esperar con el coche, esperamos a venir aquí a que nos lo hagan ellos… Y se lo he contado. Se han reído, no tanto como yo de lo imbécil. Llamando que no tenían llantas, que tendría que ser nueva, y la rueda (por lo menos sólo una, que la otra la compré el mes pasado, menos mal que no la compré también, no? Era del año pasado escaso).
El plástico no era ni necesario ni pa tanto. Pero lo han subido al elevador.

Ahí la cosa ha cambiado: la tapa no estaba ni rota, eran sólo los tornillos… pero lo que estaba debajo… Que si el pito, la antinieblas, el parachoques, una caja eléctrica que no sabían ni de qué era, el radiador… y no sé qué más. Uno de los hermanos ha puesto una cara… y el otro ha mirado, y me dice “aquí tienes una avería gorda”. HAY QUE JODERSE ME CAGO EN LA HOSTIA PUTA Y LA MADRE QUE ME PARIO. Es que en este momento… te quedas… encima pensando que si me hubiera dado una hostia, lo pagaba lo que fuera gustosa, porque he salvado la vida y el coche lo que sea… pero es que sin la hostia… por un puto despiste… te quedas con una mala hostia y unas ganas de… no lo sé. De llorar, de gritar, de matar… no sé. Aunque…. Voy a reconocer que me ha hecho preocuparme aún más. Últimamente estoy muy despistada, no solo conduciendo, en todo… y es que estoy preocupada, porque un día me mete en un lío, ahora ha sido esto, pero es que mi cerebro esta un poco puñetero… y me estoy rayando cada vez más…. Seguramente sea estrés, falta de atención pero… yo que se…. No estoy muy bien. No es normal que me invente calles. No había muy buena iluminación y estaba nerviosa por el de atrás, pero… eso no es motivo para no darme cuenta hasta que boté que no había calle… es que si no da el bote no me doy cuenta.

Asi que se han quedado con el coche… que no me podía decir… ni de precio ni de tiempo… que cuando pudiera, que dependía de lo que tardaran las piezas… y que iba a intentar salvar todo lo que pudiera… Y lo sé, se que lo va a hacer, se que conmigo no ganan dinero (conmigo ni con mis hermanas, ni mi padre) que me va a cobrar sólo lo necesario y sabe que me tengo que volver… pero… precisamente por eso la cara que tenían… me lo ha dicho todo, yo el viernes si no se ha dado le pediré a mi chico que me mire billetes…
Es que el domingo me había gastado (no exagero, tengo ticket) unos 800 euros de cositas que iban haciendo falta. Me había recuperado bastante y podía… pero ahora… esto me deja jodida dos meses por lo menos… (bueno, más de dos meses, pero jodida me refiero a pasarlo mal, no solo a apurar). Los del taller solo me decían que cómo no lo tenía a todo riesgo, que merecía la pena…

Sin coche. Sin poder gastar. Mis padres que me alquilara uno, pero… es que eso es otro pico. Y si no es estrictamente necesario… pero es que aquí sin coche = sin playa. Los amigos con los que tengo más confianza para pedirles el coche, o que me lleven están en Sevilla. Primos y tal trabajan y los necesitan y no tienen de sobra… Mi padre tampoco ha encontrado alguien que me lo deje… por eso me decían de alquilarlo… Pero no quiero hacer ese gasto, prefiero dejarlo para el billete del bus, o para la pieza x.

Sólo me quedaba una opción: la bici…. Que por cierto, me había dejado en Madrid la mochila chica de llevar con la bici porque… no me iba a hacer falta. Por lo que he tenido que pedir una mochila, y una pitón pa la bici (que también estaba en Madrid) por si me tenía que parar a comprar algo… Y menos mal que entre los recados de ayer se incluía pasar por el Decathlon y comprarme un juego de luces, porque las que tenía no funcionaban ni cambiando las pilas, y no lo había dejado para el Deca de Huelva. Así que he montado las luces, me he puesto las mayas, la mochila prestá con la toalla… el casco… Y a la playa en bici.

Me subo y las ruedas están flojas, flojísimas. Con el miedo que me da a mi ir por carretera con coches con la bici. Pero es eso o no playa… y encima hacía un sol enorme. Me he vuelto a pasar por el taller del coche (lo habían puesto en el elevador de lo gordo) y les he pedido que me llenaran la rueda… me ha hecho un chiste lepero que no he pillado hasta que me lo ha explicado… básicamente me quería decir que me quería llenar la rueda de la bici con un fuelle y un embudo . Me la ha llenado y me he ido a la playa en bici.
Muchísimo mejor de lo que esperaba, hay muy pocos coches, poquísimos, me he cruzado con uno, y no se tarda tanto… nisiquiera yo.

He llegado a la playa muy orgullosa de conseguirlo, y me he metido en la arena… ¡¡hasta me he bañado!! Llevaba los trozos que me sobraron anoche de la pizza (que se me había quitado el hambre) pa comer, me he echado un poquito de siesta porque con el solito se estaba de maravilla, lo que pasa es que me ha faltado la otra toalla, porque con la toalla mojada y sólo la ropa de ir en bici… al final tenía un poco de frasquete y no he disfrutado tantísimo, aunque cuando pegaba bien el sol… espera que no tenga una insolación porque estoy un poco… cansada, aunque puede ser del estrés, del cabreo, el lloro, el cansancio, el hambre (con la bajada de azúcar)… y en cuanto cene y me duche quedarme como nueva.

Se estaba de maravilla, si me hubiera conseguido relajar un poco más de la hora de la vuelta, podría incluso haber pensado que aún así merecía la pena por estar ahí. A ver mañana si lo llego a pensar.
Porque el baño… el agua estaba fresquita, claro… pero… me ha sentado de maravilla, un “acabar con toda la mierda, depurarme… y agradecer las cosas buenas”.
Lo que me ha “mosqueado” es que si miraba a la derecha veía a uno pescando a lo lejos y si miraba a la izquierda, veía a dos pescando a lo lejos. ¿qué se habían creído? Más tarde si que pasaba alguien más con los perros (dos o tres, no más tampoco).

Después de jugar un poco a Bleach disfrutando en la playa, ha llegado la hora de vuelta que me había marcado, que mañana será más tarde, y me he ido a buscar una cafetería o bar para comprar una botella de agua (porque iba a palo seco y la pizza da mucha sed) y me he vuelto a Lepe, también mejor de lo que esperaba.
He llegado a casa y me he pasado por el piso viejo a ver el baño que habían hecho obra, y lo han dejado todo que da penita, hasta una lata y trozo de lo que sería un bocadillo hace 7 meses… arg (que mi hermana cuando lo vio lo podía haber tirado) he quitado un poco la mierda más gorda y me he ido al Chorrinca a comprarme unas naranjas de Lepe, de las wenas… y… estaba el hombre solo y como que me ha dado 15 besos y sobando todo lo que podía que porque le he cazado y me he apartado cuando decía “qué tetitas”. Que el hombre no esta bien lo sabemos todo, que lo mismo le da por ahí como que le da por cantar bulerias a las 5 de la mañana… pero que me he ido echando leches, que si que si, que ya volveré… y como es también amigo de mi padre desde que los dos eran pequeños (y vecinos) pues más rápido que me he ido. Me hace gracia ahora, que el hombre estaba ahí aburrido, pero me he llegado a apurar un poco. Ya me pasó algo y ahora me asusto aún más rápido. No puedo volver a recordarlo. (No, no me han violado, que suena a eso, pero si que lo he pasado mal).

Me he ido al Mercadon a a comprar un poco de comida que hay que ahorrar en comidas fuera… por lo que voy a ir al piso viejo ahora a hacerme la cena, cenar y después venir a ducharme y meterme en la cama que me hace falta… que ya empiezo a notar el dolor en el culo del sillín de la bici, a ver si mañana puedo subirme… jajaja.