Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Día de vacaciones vaca-ociosas 18 – I – 2011


Este ha sido “EL DÍA”. Ya me había encargado de hacer todos los recaditos, así que lo único que tenía que hacer era… estar de vacaciones.
Me he levantado “a la hora necesaria” (ni pronto ni tarde, en el momento justo… para algunos muy muy muy tarde, para otros tardísimo…) y he ido a la playa. La verdad es que estaba el día un poco raro. Pero yo también estaba muy rara, me levanté un poco más tarde de lo que pensaba porque estaba como si pesara unas 15 toneladas… (no es que vaya muy desencaminado con el peso real…). Bueno, que el día estaba con sol, pero no un sol muy brillante, sino con ese sol que tiene una capita finita de nubes por delante… y la mar estaba un poco revueltilla, no estaba encabroná, pero… había olitas… y estaba la marea altísima, yo creo que nunca la he visto tan alta, llegaba hasta los chalets, mentira, a dos metros de los chalets, también es que estaba como una “piscinita” delante, porque como no hay arena cae ahí el agua y por eso quizá llegaba más arriba…

Pero aún así… mis 3 baños me los tenía que dar (aún no lo he dicho, me baño todos los días, porque quiero, porque echo de menos a la playa todo el año y cuando voy a la playa VOY A LA PLAYA con todo lo que conlleva: bañarse, tomar el sol, tumbarse en la arena… haga la temperatura que agua y esté el agua como esté; porque se puede, y porque hay quien hace sus “sacrificios” poniéndose garbanzos en las rodillas en las procesiones, hay quienes van a por el agua del santo el día de San Isidro, quienes encienden una vela, quienes juegan al fútbol aunque llueva… y yo lo hago bañándome en la playa. Digamos que es mi manera de purificarme, de quitarme lo malo del año, de recargarme, como queráis llamarlo o verlo, como friki, como sea… pero es mi manera. Y como soy así, no sólo es un baño, tienen que ser baños impares y en pirámide… este año tocaban: 3, 5, 7, 9, 9 7, 5, 3 y de regalo todos los que quisiera repetir y el último día todos los que quisiera. Que fueron unos cuantos, en todos los casos… jajaja).

Bueno, que me di los tres baños (quizá lo de atravesar la “piscinita” debería contar, porque parecía que iba vadeando un río, con el agua hasta las caderas, y tenía corriente, ¿eh? Y me fui a comer al Rodri, que hoy había menos gente… y tenían garbanzos con bacalao de guiso. Azín que con el primero estaba ya casi que reventaba, pero bueno. Por primera vez en mucho tiempo tuve que dejarme un poco del segundo porque no me entraba y el postre malamente…
Con la panza bien llena volví a la playa, y si ya pesaba 5 toneladas antes de comer, después rondaba las 5000. Cuando llegué a la playa ya estaba más tranquila, el sol brillaba de verdad, las olas se habían parado, había más hueco de arena, la piscinita cubría menos… Pero yo me senté en “mi sitio” a dormir, entrar en coma o simplemente reposar en la playa. Y la verdad es que fue un momento súper chulo. Vamos, que me quedé sopa sopita.

Después, sin muchas ganas de moverme, no lo voy a negar, di mi súper paseo, a ver si me espabilaba un poco mojándome los pies, que estaba en coma, y así me movía un poco, además, la última puesta de sol. Durante el paseo… lo mismo, no tenía nada en lo que pensar, así que me iba acordando de cuánta gente conocía, o pensando las chorradas que se me iban ocurriendo. Mola.

Después, de mi paseo y de la puesta de sol, tocaba el paseo en bici. Cuando monté la bici y me subí… ¡¡qué dolor de culo!! Del día anterior, ya se me había pasado, pero casi tengo que suspender el paseo en bici, pero como soy cabezota a más no poder me dije “aunque acabe en carne viva, pero el paseo no me lo pierdo”. Y después de pensar eso, me dejó de doler. Además, estoy súper orgullosa, porque tenía varios “obstáculos” difíciles para mi, simplísimos para cualquier otra persona en bici: encender y apagar la luz (las pilas estaban ya cantando), subir y bajar una rampita en ziz-zag y dar la vuelta en una calle… todo sin bajarme de la bici ni dejarme los piños en ello. ¡¡Y lo conseguí todo!! Más cerca de caerme al dar la vuelta que ayer, pero también pude subir, es decir, de verdad di el paseo en bici sin poner los pies en el suelo desde que salí hasta que llegué. Y pasé por los pinos, por la barriada de los pescadores, por paseo marítimo. Y respirando la brisita del mar, viendo aún las luces del atardecer… maravilloso, de verdad, sé que lo digo mucho, pero es que… es lo que es.

Cuando volví del paseo… tampoco pude resistirme al bañito, aunque reconozco que fue mejor el de ayer, quizá porque hoy había uno a lo lejos… Pero, vamos que el bañito me ha sentado de miedo. Y a saber cuándo puedo darme otro bañito de esos. Y, el agua, estaba menos fría que por la mañana.

Ya cambiada, me he quedado un rato más en la playa, viendo la luna llena y mirando el agua. Me encanta, sé que lo he dicho trillones de veces, pero si me encanta, pues me encanta, es lo que hay.

Cuando he empezado a tener frío, me he ido a Lepe, a ducharme que iba a cenar raya en pimentón en la Redondela y tenía que ir a Isla Cristina a casa de Pepe Luis. Pero cuando estaba llegando a casa, me ha llamado y me ha dicho que fuera directamente al sitio. Mejor, Así que me he pasado por la heladería si por casualidad tuvieran horchata (que no tenían) y por casa de Natalie a devolverle lo que me había prestado, Y como me sobraba tiempo, a Cartay a a por chuches del Belros para el viaje.

Y a cenar raya. ¡¡¡QUÉ RIQUISIMA QUE ESTABA!! Mejor que donde el pescaíto frito, y que el Arnau… no sabría decir, porque es con la que me he criado, pero TAN buena como esa si. Me zampé una ración con papas, y me llevé un par, media para mi padre (no se toma más) y el resto para mi.

Después de cenar, me he vuelto a pasar por la playa a despedirme de la luna y de la playa de noche. Un minipaseíto que con la luna llena parecía casi de día :P y a casa, a acostarme… que mañana será otro día.

(PD: Esto lo he escrito ya en Madrid, no ese día, por eso hay un poco más de lío con los tiempos que uso. Y a veces… de pensar en la paz que tenía ahí y las pesadillas que he tenido esta noche… me cuesta expresar serenidad.)

  1. Beatriz Dice,

    Habrá más playa, vecina.

    Muuuá ^^

Escriba un comentario