Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Tampaxadas… no, no suenan XDXD


El sábado me pasó algo que… no era la primera vez que me pasaba, cierto, pero… eso no quitaba la pechá a reí que me di.

He de decir que no es la primera vez, pero es que a veces voy tan dormida… que… Empiezo por el principio.

Para dar las clases, cada monitor lleva sus pilas… y yo en el bolsillo que llevo las pilas… llevo más cosas alargadas, finas y pequeñas… Asi que cuando voy muy sobada cojo lo primero que pillo… ¿adivinais por donde voy?
El sábado iba dormida ¿lo he dicho ya? y después de unos segundos intentando meter las “pilas” en el micro me da por mirar… y claro que no entraba. Porque no era una pila lo que estaba intentando poner… estaba intentando poner… ¡¡UN TAMPAX!!! Y no, el micro no tenía la regla, así que no necesitaba un tampax, necesitaba una pila para funcionar…
(Menos mal que nunca me ha dado por intentarlo al revés, porque entonces… iba a conseguir superpoderes radioactivos??? mmmm…)
Tuve suerte que nadie se dio cuenta en el momento, aunque me empecé a descojonar como yo sola… y ya se que al escribirlo me estoy delatando ante alguien que estaba en la clase, pero bueno… lo que no mata engorda… jajajaa.

Pero… es que no es la primera tampaxventura…
Una vez, iba en el metro y me empezó a sangrar la nariz… pero en plan bestia… y no llevaba ningún kleenex… y iba a una entrevista de trabajo, por lo que no podía llegar con la ropa manchada de sangre… asi que… “con todo mi pito” me puse un tampax en la nariz… La gente me miraba raro, pero es la solución perfecta, ya tiene la forma del conducto nasal, sirve para absorver sangre y además tiene un hilito para sacarlo cómodamente sin tener que urgar o pringarte de sangre…
Así que aunque la gente me mirara yo iba tan feliz… aunque, si, antes de entrar a la entrevista me lo quité, porque… una cosa es ser original… jajaja

Escriba un comentario