Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Carrera en memoria de un amigo


Hoy no sabía sobre que escribir, es decir, tenía algunos temas pero no me decidía… pero es que al abrir el correo… me he quedado un poco… en shock.

Estoy inscrita en el boletín de noticias de mi tierra: LEPE. Y una de las noticias de hoy era que se va a celebrar una carrera allí… con el sobrenombre “En memoria de…” y a quien va era amigo mío desde pequeños. No era mi mejor amigo, pero era de los pocos que conocía de cuando era pequeñita pequeñita…

La carrera es : XXIX Cross Ciudad de Lepe y Memorial Rubén Gatón

He de reconocer que no pensé que fuera a escribir sobre él en mi blog, pero es que al ver esto… no he podido evitarlo.
Sobre todo porque últimamente me estaba acordando de él también. Me explico mejor, que estoy sufriendo un torrente de ideas y recuerdos y cosas que explicar y no atino.

Él y su hermano eran los hijos de un amigo de mi padre de toda la vida, del “Gatón del Terrón”. (Gatón es el apellido, que desde pequeña me encantaba porque siempre he adorado los gatos y me parecia un apellido chulísimo; y el “Terrón” es el puerto de Lepe, y ellos tenían, o tienen allí el taller y lo de las barcas y barcos [no se exactamente, y ellos venden... ] y yo de chica me iba a veces con mi padre y a veces estaban ellos: Rubén (de mi edad) y Juan (un año o dos mayor que yo) y jugaba con ellos un rato… de hecho tengo que reconocer que Rubén (más que Juan) fue uno de los primeros chicos que me gustaron.
Pero el mayor recuerdo que tengo es que ellos hacian atletismo, y yo en aquel momento corria casi todas las carreras y tal y se me daba bien, asi que un dia habia una carrera en Isla Canela y me invitaron a ir con ellos a correr, me estuvieron esperando y al final no llegamos a la carrera… y no se enfadaron mucho, o no lo demostraron porque después de dar una vuelta por allí fuimos a su casa (ahí me enteré que tenían otro hermano más pequeñajo… jajaja). Y les molaban muchísimo las chirigotas, porque era lo que llevaban en el coche puesto (bueno, el coche de la madre, y también iba otro amigo de ellos). No llegamos a la carrera, pero me lo pasé bastante bien.

Les veía de vez en cuando y tal, pero cada vez que hay algo de carnaval, desde entonces… me acuerdo de ellos.

La última vez que estuve con él fue con… 15 años, creo que tendríamos porque si estabamos en el Terrón (de fiesta) y no estaba con mi chico… 16 o 17 como mucho, porque era en verano. Y tengo la memoria bastante clara del momento. Me acuerdo que estabamos en el Galeón y yo iba con mi exhermano Javi, que estábamos buscando al resto del grupo para irnos… y nos encontramos con Rubén, que no sabíamos con quién iba, porque en ese momento estaba solo… (Otra cosa que me encantaba de ese chico es que no fumaba y no bebia… [bueno de eso no estoy segura, porque de eso tengo el recuerdo un poco raro, creo que me gustaba más por eso, pero no se si estaba un poco bebido... ] Y como estaba solo, le pedía Javi que nos quedaramos un poco ahí, que me molaba el chico… y estuvimos bailando (yo iba con mi falda blanca: la de triunfar, esa era la falda que cada vez que me la ponía… arrasaba), estuvimos bailando cada vez un poco más cerca… y se le fue un poco la mano: que me tocó el culo vamos… yo me quedé un poco en plan “¿lo ha hecho en serio??” y mi amigo Javi lo vio y dijo que ya era hora de irnos… y nos fuimos… Reconozco que me quedé rayada. El chaval me molaba, pero… no, tampoco hubiera pasado nada, no es mi rollo ese… pero él tampoco me pegaba así, igual nisiquiera me acuerdo bien.

Lo que si que no se me olvidará nunca fue… estabamos en el campo de fútbol, que estaban haciendo botellón (¿Semana Santa o Carnaval? Creo que la siguiente vez que fui despues de eso… asi que serian 17 y 18, pero igual paso un año más…Creo que carnaval, lo que seria más morboso. Digo que no se me olvidará y no se cuando era… me acuerdo de la situación como si estuviera allí, y nunca se en que dia vivo).
Estábamos ahí, yo estaba hablando en ese momento hablando con Tenorio y vino alguien que no conocía a decirnos que si nos habíamos enterado. ¿de qué? Que Rubén Gatón ha tenido un accidente y se ha matado. ¿Cómo? Si, de camino a Isla canela, que iba con la novia, Amor, y se mataron los dos. No recuerdo más. Recuerdo habernos quedado a rombos, la gente llorando… y yo de piedra, sobre todo porque la gente pensaba que yo no lo conocía, pero es que lo conocía desde pequeños. Recuerdo que la gente se fue a casa de los Gatón a dar el pesame, o a su casa porque no podían seguir. Yo no podía, Javi se dio cuenta y me dijo que si ibamos al cine, o a la bolera, en el centro comercial y dar un paseo. Pero recuerdo la frase “Pero no vamos por Traspalacios (ahí viven) que seguro que hay gente por allí y estarán ahí y ahora mismo no puedo pasar por ahí”. No se si hablaba por él o por mi, yo estaba en shock.
También pensaba que cuando se enterara mi padre… que le conocía desde que estaba en la barriga de la madre… y que es muy sentido con esas cosas… Volvimos bastante tarde a casa… pero no recuerdo nada más de esa noche.

Recuerdo la mañana siguiente que cuando me desperté mis padres ya lo sabían, se lo había dicho el de los cupones… y estaban destrozados. Recuerdo que en aquel entonces el tanatorio era el polideportivo… los habían llevado a la lonja justo enfrente de mi casa. Eso era demasiado para mi. Después los llevaron al poli nuevo. No es que fuera famoso famoso, pero los hermanos Gatón eran muy muy muy buenos y eran unas grandes promesas del atletismo, ambos, junto a Cortés Medina. Y eran bastante conocidos, también por el padre.
Mis amigos y mis padres fueron al entierro, yo no pude. La verdad es que nunca puedo ir a esas cosas.

Se que esto suena a que me marcó muchísimo, tampoco es eso. Me marcó, si. Le conocía desde pequeña, me moló un tiempito (tampoco me gustaba tantisimo, era uno de la lista) y su muerte pues… siendo tan joven… me tocó, pero creo que me porté como una niña al no atreverme a ir. Aunque… hoy por hoy tampoco podría ir.
De su muerte, recuerdo haber pensado algo y haberlo pensado más veces: morir al lado de tu pareja. ¡Qué horror! Pero ¡qué bueno! No tener que sobrevivir a la muerte de la persona a la que amas. Verle morir tiene que ser horrible, pero si es instantaneo (como fue)… me parece bonito. Es cruel, no querría que mi pareja muriera conmigo, pero si mi pareja tiene que morir… que me muera yo también con él.

Este párrafo ha sido uno de los que más me ha costado escribir. Me cuesta decir eso en público. En mi cabeza suena diferente, así suena a monstruo a querer matar a mi pareja. Pero no. No se. Me cuesta mucho desnudarme hasta el punto de decir estas cosas que están tan dentro de mi que nisiquiera yo me dejo ver. No puedo decirlo claramente, porque intento no meterme para descubrirlo. Yo en mi, lo tengo claro, pero a la hora de sacarlo… no se hacerlo. Pero ojalá no me hubiera planteado eso nunca. O no por algo así. Menos romanticismo y más vida.

No vi al hermano en años, de hecho le volví a ver hace uno o dos, nos saludamos, aunque no tengo claro que él se acuerde realmente de mi, yo misma dudaba conocerle, a ver, por nombre y apellido le conocía, pero… él curraba en la tienda de deporte y yo fui, y nos saludamos en plan “te conozco pero no tengo del todo claro por qué”. Y desde entonces nuestros encuentros son más o menos así. Hemos crecido. No tenemos nada que hablar y yo si que me acuerdo de estas cosas, porque para mi… eran de las muy pocas personas de mi edad que conocia y las tardes que iba con ellos eran las mejores para mi, pero el ni se acordará: no fueron tantas tampoco como para que se acuerde. Nuestros padres también hace mucho que no se ven, mi padre ya no está en buenas condiciones para ir… muchas cosas.
Además, a él le gustaba mi prima… jajajaja. Aunque nadie me lo dijo nunca, es una conclusión que he sacado yo misma… jajaja.

Pero cada vez que oigo chirigotas me acuerdo de esa tarde de la carrera de Isla Canela (que qué morboso que fuera haciendo ese recorrido en el que murió). Y ahora al ver el cartel “En Memoria” me he acordado y me he quedado como me quedé esa noche: sin llegar a trasponerme del todo me quedo… traspuesta. Sin saber qué ni por qué.

Hace muchos años. Y a pesar de verle poco… no me he olvidado. Me sigue haciendo “gracia” la última vez que le ví. Fue el primer amigo de mi edad (o proxima) que murió… sin contar a Manar en el colegio (o al compañero de Lucia al que yo nisiquiera conocia), el primer tráfico. Hace muchos años, pero sigo guardándole en un cachito de mi corazón y no saldra. no me voy a olvidar de él nunca. Ni de su familia. (L)(L)(L)
EPD. Nunca lo he dicho hasta hoy: Descansa en paz. No te olvidamos.

Escriba un comentario