Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Qué asco de jaquecas


Esta semana me ha tocado de jaquecas, por eso no he escrito apenas… porque no han sido jaquecas normalitas, la del jueves fue de las gordas gordisimas.
Es un asco ser jaquecosa y más este año que me estan dando un montón. Aunque gordas gordísimas solo un par al año normalmente, pero pequeñas montones.
De hecho, el jueves me tuvieron que mandar a casa del trabajo de la cara que tenía, que no podía ni abrir los ojos… y lo que más me asustó fue que ya teniendo jaqueca, me dio como una especie de aura… pero ya la tenía, lo cual es muy raro, porque el aura es antes de la jaqueca. Esta vez fue curiosa, he de reconocerlo porque era como que oía en colores. Hacia mucho que no tenia un aura, porque normalmente me despierto con la jaqueca, en todo caso la sueño… pero… me dejó un poco rayadita.
Llegué a casa me metí en la cama y creo que me quedé inconsciente, porque me desperté unas cuantas horas más tardes sin saber dónde estaba ni que hacia.
Pero algo mejor, aunque no bien del todo.

La verdad es que es un asco estar siempre con jaquecas, porque no siempre invalidan, pero tener que estar haciendo tu vida normal cuando tu cuerpo no lo está… no poder abrir los ojos, cualquier ruido es como si tiraran un petardo en la cabeza, la luz es un enemigo (más de lo normal, que además yo soy bastante fotofóbica), las ganas de vomitar, los mareos… el mal cuerpo, el no tener fuerzas… y lo mismo me toca dar un body combat así con la música que puede ser un verdadero tostón… y moverme…
Y pensar que mi sobrino ya las tiene… aunque bueno, yo las tengo desde pequeñina también… y en mi familia somos bastante jaquecosas… mierda de genes.

Escriba un comentario