Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Histérica


Asi es como llevo un par de días, ya dije que a perro flaco todo son pulgas, aunque mi perro, precisamente flaco no está,
Hoy le han operado de los bultitos… y… decir que anoche estaba nerviosa era quedarme cortísima, de hecho me pasé la noche potando y todo (me sentó mal la cena, no solo de los nervios). Pero es que a mi me dan pánico los quirófanos y las anestesias sobre todo. Y mi perro precisamente flaco no esta… ni es un chaval. Y ya sabemos que a más mayor más riesgo, eso da igual el tipo de bicho que seas.

Porque con lo que le ha pasado a mi compañera, que ha muerto su hermano… yo lo pensaba y si le pasa algo a una de mis hermanas… a mi detrás (bueno, detrás de a mis padres, que están los dos… para una reacción en cadena terrible). Pero es que… le pasa algo a mi Bis… y pufffff, no me puedo imaginar el día que le pase. Son 13 años, para 14 con él… es casi mi hermano, llegó cuando yo iba al cole y me ha acompañado casi toda la vida que realmente recuerdo, son muchas cosas, muchas muchas. Y los que tienen perro me comprenderán, los que no, seguramente piensen que exagero, pero los que tienen perro… saben el vínculo que se crea, es que estas viviendo con él, día tras día, es uno más en la familia. Y… pufff.

Pero en este caso, otra vez, no sólo sería lo que le pasara a mi Bis, sino la reacción en cadena que vendría después. Mi padre realmente adora a este perro, y con lo jodido que está… esta mal que lo diga, pero no se si podría superar el perder a Bis. Y mi madre… sólo por el perro no, pero mi padre… su corazón esta muy tocado también. No puedo ni imaginarme.

No quería pensarlo, pero ya lo he dicho: tengo pánico a las operaciones. Terror. Cuando le estaba llevando… yo iba temblando, no he podido dormir (y no solo por las potas), no podía. Le he dejado y me he quedado paralizada en el coche, temblando, llorando… Tengo pavor a estas cosas. A mi Bis no le puede pasar nada, ya pasó a Lestat y fue demasiado para mí encontrarle, me hice a la idea, pero lo que he llorado por perder a ese gato… y al encontrarle… No estoy preparada para pasar por eso. No me he repuesto de ninguno de los otros, pero Bis… son muchos años… Lestat era “EL” gato, pero es que Bis es… es BIS. Mi niño. No, no, no y no. Se que soy una histérica. Pero… TERROR.

A medida que iba pasando la mañana, ha habido un momento en el que he podido convencerme que todo iba bien, que no pasaba nada. Pero faltaban 15 minutos para que cerrara el veterinario… y no me habian llamado. Llamo y… no habían terminado, seguían con él, le faltaba una hora más o menos. ¡¡Tenían que haber terminado hacía más de una hora!! Las cosas se complican, pero… si, claro, si seguían es que por lo menos vivo estaba, pero que la cosa iba peor de lo esperado también. Ahí ya si que me he puesto… atacada de los nervios es poco. Lloraba, me ha dado ansiedad de casi todos los tipos… que hasta me ha dado por ponerme a limpiar mientras pasaba el tiempo y seguian sin llamarme. Si, soy una histérica, pero… TERROR.

Cuando me ha sonado el telefono me ha dado tal vuelco el corazón…pero era mi chico que iba a comer a casa. Al rato me ha llamado el veterinario, que le habia tenido que volver a pinchar la metadona… y que no iba a salir andando, que si eso me acercaban en coche a casa, pero no que andara. Miedo, mucho miedo. Esta, pero… ¿¿Cómo???

He entrado al veterinario sin aire, iba conduciendo como ausente. Al entrar en el veterinario aullidos de dolor. Se me ha partido el alma. Han tardado en dármelo. Me ha subido la bandeja de todo lo que le habian quitado… una bandeja entera llena de cosas. Los huevines, y el bulto del culo era más grande que los huevos… y un montón de bultos más, incluso uno en la lengua. Cuando me le han subido, se me caían las lágrimas. Estaba más tonto… me decía el veterinario que en parte también ñoñeria y mimitos, pero que le tenía que doler mucho, que normalmente no pone otro chute… pero que como es mayor y tal, para que no lo pasara tan mal. Que se iba a quedar dormido al llegar a casa, que le acababa de sedar… pero sólo aullaba y se quejaba… no se dormía.

En el coche, aullaba y aullaba, quejaba y quejaba… y yo lloraba y lloraba y lloraba y lloraba y lloraba… si, lo se, soy una histérica, pero… TERROR. No puedo soportar verle sufrir, no soporto ver sufrir a los animales. Hay quien dice de mi que soy un monstruo porque soy capaz de ver sufrir humanos sin inmutarme, pero ante lo más mínimo que le pase a un animal… me puede. Yo siempre digo… los humanos tenemos maldad, los animales ninguna. Yo soy de las que en las películas de guerras y masacres, me sacan como les cortan la cabeza a 50…. Y yo solo digo “pobre caballo, por qué le clavan una flecha.” Y lloro.

Bueno, que en el coche… me estaba poniendo más atacada aún. Oirle llorar y quejarse… más me afectaba.
En casa no paraba de quejarse… y no he podido comer. No tenía hambre, no me podía separar de él, y si hubiera podido me habría pedido la tarde en el trabajo, pero no podía. De hecho he estado a punto de no ir. No podía separarme. Aunque con todo el dolor de mi corazón… me he ido a trabajar.
Pero hoy me quedo a dormir con él. A ver cómo está mañana. Hoy duermo con mi niño Bis.

Escriba un comentario