Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

22 – 4 -11 -> NATURALEZA


22-4-11 LLUEVE LLUEVE. Trafalgar (aguaded) y playa a leer, pero poco. NATURALEZA. Pantano, pasear, saltar leer en lo mas alto y llueve, vuelvo a leer en otra piedra… ‘¡¡¡awesome!!! Baño en bañera, burguer, gatito loco y los 6 puntos: playa, ermita, puerto, pueblo, campo y pantano, falta el puente.
Recuerdos. Ideas para escribir

Creo que vi a Noe con el arca paseando por ahi… Asique me fui a la trafalgar con el portatil un rato para que cuando parara tuviera la playa al lado y no tener que coger el coche. Alli me encontre con Aguaded que me invito al te… y me dijo que habia alguien a quien no sabria como reaccionar si me encontrara iba alli todos los dias, casi me voy, pero como me dijo que hacia tiempo que no le veia… me quede. Menos mal que no le vi. Paró de llover unos segundos y fui a intentar leer a la playa, pero enseguida se me empezó a mojar el libro, por lo que me fui… al pantano a dar un paseo saltando por las piedras, que siempre me gusta ir al monte.


FUi y estuve saltando entre las piedras, con el libro en la mano, y después de saltar y trepar encontré la piedra perfecta para leer… abri el libro… y se puso a llover. Una cosa, escalar con las piedras mojadas resbala. Me di un culetacillo, y no me caí de una wena altura porque iba pisando sobre seguro, que si me resbalaba tuviera un freno. El caso es que según llegué al coche… dejó de llover. (Si, me he tirado todas las vacaciones con la sensación de que se estaban riendo de mi con esas cosas.) Asi que busqué una piedra cerca del coche para sentarme a leer. Y eso si que es la PAZ ABSOLUTA, y la tranquilidad, y deberia estar considerado acción de la humanidad el sentarse a leer en medio de la naturalea, es verdaderamente increíble.

Casi me termino el libro, pero se fue el sol y me estaba quedando ciega. Asi que me fui a casa, a darme un baño en la bañera, en plan super relax. Un dia tranquilo es lo que quería y lo fue.
Para cenar me fui al burguer de la estación a por un montadito, y a la que volvía a casa, me acorde del gatito, porque había un gatito que se había vuelto loco jugando con su rabito. Jajaja.
Pero es que después de esa tarde tan maravillosa, la noche… tenía difícil superarme. Así que después del helado, fui a la playa… y simplemente surgió la idea. Fue un día de conectar con la NATURALEZA y con la magia de Lepe. Para mí, en Lepe hay un montón de sitios mágicos, y después de darme la vuelta por ellos, me di cuenta que eran 7… número mágico. Pasé por todos menos por uno. No fui porque me daba un poco de miedo meterme con el coche por ahi como tenian que estar los caminos sin haberlo visto de dia, y que a saber quien habia por ahi. SOn puntos mágicos de día, pero es que de noche son quizá más especiales, con las estrellas y la luna. Los puntos son:

- La playa No creo que haga falta decir nada de la playa, es mágica de por si, es mágica. Es especial y para mi estar en la playa es esencial para ser yo. No puedo describir lo que siento estando en la playa.

- el puente aqui fue donde no fui. Pero si saltar en el puente de dia era maravilloso, ir alli por la noche (generalmente hay alguien pescando) apoyarse en la barandilla a ver las estrellas escuchando el río debajo de ti… es una verdadera pasada.

- el puerto pasear por el muelle, saltar de barco en barco (que me dieron unas ganas de saltar de barco en barco como cuando era pequeña… pero estaba la marea muy baja, y eso lo hacia acompañada, sola no sabria muy bien como hacerlo… jajaja, ni me fiaria mucho, y de los pies del barco). Pasar la noche alli pescando, o simplemente sentir la brisa, ver el faro… no se, mola. Y reconozco que este me gusta más de noche que de dia.

- la ermita no soy religiosa, pero he de reconocer que la ermita tiene algo especial. Y no es solo el “olor a Lepe”, aunque ya no hay jazmines, pero el recuerdo… siempre me quedará, el ir por la noche a pasear por la ermita y lo bien que olia… de hecho eso es desde que tengo recuerdo, que el olor a jazmin es el olor “a Lepe” por la ermita, ibamos todas las noches a olerlas. Y… que es mágico, subir a las higueras…


- el pueblo
después de oler los jazmines de la ermita, ibamos al paseo cuadrado a olerlos alli, ver la fuente… enfrente del ayuntamiento y de la iglesia. Y sentarnos en el banco. Ahi ademas he ido mas de mayor, me gusta más de noche que no hay gente, huele fenomenal, està tranquilo y solo se oyen a los grillos. Ahi ibamos a hablar cuando nos queriamos alejar del jaleo de las fiestas… o si nos quedabamos en Lepe a dar la vuelta, cuando saliamos de los sitios…

- el campo desde aqui si que se ven bien las estrellas, el silencio… es genial estar en el campo de noche, respirar… estrellas estrellas y estrellas, se ven mucho mas porque hay menos luces alrededor.

- el pantano Pufff. He de reconocer que voy menos de noche porque me da un poco más de cosa, casi siempre me pierdo de día, de noche más, los caminos no estan demasiado bien… y esta mas lejos y perdido. Pero el monte de noche, el río, las piedras… ahi si que se respira de verdad aire, el ruidito de las cascaditas, los grillos, las ranas… las estrellas entre los pinos se ven de maravilla. Estar ahí me recordó una cosa que había olvidado: cuando iba de acampada con mi padre cuando era pequeña, a dormir entre los pinos. Eso si que era magico. Y estar ahi, respirando, con las estrellas, me llenó de tal manera… hacia mucho que no me sentía asi.

Fue increible, a dia de hoy puedo decir que lo mejor de las vacaciones. Este fue el mejor dia, aunque lloviera. Habia escrito que practicamente no habia merecido la pena irme. Pero es que por este dia, solo por este dia, por esa tarde-noche merecio muchisimo la pena.

Escriba un comentario