Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

¿Un poco más calmada?


Aún no me he podido parar a escribir para contar mis vacaciones. Mis 5 días de paréntesis y de oasis, en los que disfruté, como siempre, como no podía ser de otra manera, de mi tierra. Bañándome en la playa, disfrutando de mi gente, de mi tierra… Y mientras esté como estoy ahora… no lo voy a hacer, porque voy a desmerecer la ilusión al sentirme completamente apagada.

Llevo una vuelta que he estado más de sustos, problemas y dolor que de normal. Se me han acumulado una serie de cosas… que van a acabar conmigo si esta racha no pasa pronto.
Dolor. Mucho dolor. Susto. Otro susto. Más susto. Preguntas que no quiero responder. Susto. Más susto. Peor susto. Agonía y desesperanza. Mal cuerpo. Peor cuerpo. Mala conciencia. Me siento una asesina y me desnaturalizo y desrealizo con una de las pocas personas con las que me apetecía hablar. Más preguntas.
Más susto. Agonía. Dolor. Dolor. Dolor. Dolor. Lágrimas. Susto. Lágrimas. Preguntas. Lágrimas. Dolor. Preguntas. Más susto, más lágrimas, más pregunta. Más y peor susto. Lágrimas y dolor.
Susto. Impactos. Sorpresa negativa. Dolor.
Y hoy… me levanté con una noticia… no se si buena hasta la semana que viene, pero… no negativa… divertida… graciosa o curiosa. De hecho al llamar a pedir el permiso que necesitaba… se empezaron a reír… y… por primera vez en tres días sonreí… y me reí.
Y estar con mi sobrino pequeñajo “el salao” ha ayudado también. Haciendo puzzles, dibujando con luz, con la DS..
Pero no iba a ser un buen día, no podía ser. Me he librado de volver a acabar en urgencias ,esta vez por mí. Pero no las tenía todas conmigo. Por algo tan tonto como que un niño ha saltado al agua… me ha dado.. .que me ha clavado los pies en la ingle.. y creo que han salido por detrás. Me he tirado mareada cinco horas, me he quedado sin aire, ganas de vomitar, moradísimo, dolor horrible… y el simple roce de la ropa me mata. Aunque ahora ya no estoy mareada… pero… qué mal. qué dolor. Por si no tenía suficiente con el dolor en el alma y mental… un poco de más dolor físico. A ver si termina esta semana ya. No me ha durado nada mi tranquilidad. Pero… por lo menos he tenido ese oasis en mi tierra. No sé cómo habría podido afrontar todo esto sin ese parón.. porque estaba terrible antes de irme, si esto me pasa sin ese parón… creo que si que habría acabado en urgencias yo. Si no por el golpe por otra cosa.

Escriba un comentario