Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Vacaciones con Prue II (ligó :$, resumen y vuelta)


Despues de la primera parte con esto termino de contar las vacaciones… allá por septiembre. Pero, como dice un amigo.. “Algún día será verano…”

Fuimos a la playa todos los días, aunque el tiempo era malísimo, íbamos y volvíamos, o sólo andábamos. Un día tuvimos que volver y fuimos al zampuzo a tomar algo, porque estaba diluviando. Estuvimos allí un ratito con Alberto y luego nos fuimos.

El penúltimo día fuimos a la playa nudista. Donde Prue ligó… XDXDXD. Y de verdad que me han pasado cosas raras en esa playa, pero esta fue la más fuerte / rara. Ibamos andando y estaba uno jovencito en bolingas que preguntó la hora… Prue, ingenua se paró a contestarla (y a mí se me había pasado lo de avisarla que no hablara con nadie) y el otro se empezó a emocionar, y que si nos acompañaba… y yo seguí andando y mientras mi amiga dudaba a lo de si nos acompañaba yo decía que no, y cuando estuvimos lejos la expliqué que lo que ese quería no era hablar, precisamente. Lo entendió y seguimos andando, aunque yo me quedé un poco rayada ya. Cuando llegamos a la casa el palo, entramos en las dunas para enseñársela, que no es que sea un monumentazo, pero la he hablado de ese sitio, y del río por el otro lado, y como lo habíamos visto del otro lado… pues para verlo. Pero es que vi al loco que nos había hablado andando por las dunas como buscando. Mis sospechas se hicieron realidad. Nos había seguido, así que como conozco el terreno iba guiando a Marta para salir sin que el otro nos viera, y volver a la playa. Y durante un poco le perdimos… pero apareció detrás, acercándose mientras se la iba cascando. Si, como suena, se iba masturbando mientras andaba detrás de nosotras, acercándose como para preguntar si le ayudabamos o nos uniamos, y nosotras seguiamos andando como si nada. Pero Marta tuvo que parar porque ya se estaba haciendo daño en las piernas de andar por la playa. Pero acabamos perdiendole de vista.
Al llegar donde las tablas, se nos olvidó lo del loco, porque estaban tres con los caballos haciendo fotos con la puesta de sol. Precioso.

También subimos a la torre del catalán a ver la vista de la playa desde arriba.

Cenamos otro día en el pescaíto frito de isla, después de pasar por casa de mis primos a por más sandías, y al centro comercial de islantilla a por unos abanicos que me había perdido mi hermana. Donde al final no la llevé fue al campo de golf. Pasamos también por el mercado más, porque ella quería traer gambas, y comimos más gambas. Y también pasamos por la Serranía de Jabugo a por unos ibéricos. Que ella también se quería traer un jamón (y de paso un lomo, un salchichón…)

Lo que si que no perdonamos fueron los helados de la fragola, salvo el día sin coche, el resto cayeron. Llegamos a los moros abiertos también, y me regaló la camiseta de tirantes y espalda deportiva de One Piece (como regalo de cumple) y nos compramos también los pareos-vestidos, que nos costaron la mitad que lo que nos había dicho el primer día.

Al final no volvi a coincidir con ninguno de mis amigos, casi quedamos un par de veces pero al final na. Y salir… fuimos a salir a tomar algo después del helado un día, pero hacía un frío de cojones… y cuando fuimos a la zona de marcha, la mayoría habrían pensado como nosotras: que hacía demasiado frío para salir. De todas formas aparcamos (sospechosamente cerca) fuimos a pasar a un sitio, que tenía la puerta abierta, y sin cortarnos un pelo, delante del “puerta” dijimos: “Esto está muerto… mejor nos vamos a casa y nos echamos una al trivial”, y nos fuimos. Justo después el “puerta” cerró la puerta. La verdad es que las dos agradecimos que estuviera vacío y volver a casa. Y claro que jugamos al trivial . yo sabía que ella era empollona e inteligente (abogada y periodista, con el first entre otras cosas me lo hacian suponer). Pero la idea era jugar, echarnos unas risas de las burradas que dijéramos y que, por supuesto, nunca salieran de ahí… pero… no se oyó ninguna burrada. Suya no, porque ganó enseguida, ni mía… porque no me dio tiempo. ¡¡Qué tía!! Que no duró la partida ni una hora!!!.

Por las noches, al volver a casa, aprovechábamos los momentos para escribir, jugar al ordenador, cada una veíamos nuestra serie… estábamos un poco a nuestro rollo.

El día que nos fuimos, volvió a hacer sol, así que fuimos a la playa un ratito por la mañana, al último baño. Y lo de cargar el coche fue un verdadero reto. Menos mal que no se había venido Lioba… porque no hubiera cabido. Llevaba el coche más cargado que nunca. De verdad que nunca lo había llevado tan lleno!!! Maletero y asientos de atrás completamente completos, más que un tetris… y es que Marta tuvo que llevar el bolso encima porque no cabía atrás!!.

La verdad es que nos hizo un tiempo horrible, llovió casi todos los días, y cuando no llovía hacía un aire horroroso que no se podía estar en la playa, o nublado… muchísimo frío… Pero a pesar de todo nos apañamos. Ya con mi chico hizo mal tiempo, pero es que con Marta fue peor aún, ni un solo día bueno. Lo comenté con uno de los niños a los que doy clase (que veranea allí, y nos encontramos tomando el helado) que estaba haciendo malísimo.
Pero fuimos a la playa y he de constatar que a pesar de todo, ella se bañó en el Atlántico más de una vez, y es más mérito porque el tiempo no acompañaba ni animaba a bañarse.
Nos pechamos a comer, eso sí. Las playas no las pudo disfrutar, aunque son alucinantes haga el tiempo que haga, pero la comida si que la pudo disfrutar.

Y esto que va a sonar suena increíble, pero no lo es. Es la primera vez que estoy de vacaciones con una amiga, o con amigos. He estado con mi chico, fui con esta misma chica en julio a Javea (su playa), que esa si fue la primera vez que salía con amiga de Madrid, pero esto fue una semana.

La quiero un montón. La verdad. Aguantarme una semana tiene cojones, aunque yo la avisaba “mejor no me hables que te voy a contestar borde” y ella ponía una cara de “valeee, jooo”, que creo que ya el aviso era muy borde. XDXD. Me lo pasé fenomenal, y la verdad es que es diferente estar con mi pareja a estar con una amiga de vacaciones. Pero me lo pasé fenomenal también. Tenemos que repetirlo sí o sí, y si se quiere apuntar Lioba o alguien más… mejor aún. ¡¡Muchas gracias por venir!! Espero que ella lo pasara por lo menos tan bien como yo. :D :D:D. Siempre lo digo: cuando alguien viene a mi tierra, vuelve y se acaba haciendo lepero.

Escriba un comentario