Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Finde fuera:drogada, rajada… -> operación!!


El viernes había quedado a cenar con mi amiga Prue, y llevo un año que… no hago más que cancelar cosas con ella. Pero debe ser que se me estaban acabando las excusas… (y eso que realmente me apetecía cenar con ella). Que cada vez las complico más…

Pero… yo el jueves por la noche pensé que quería pasar el finde fuera… (incluso la semana), así que me fui de madrugada… pero… mi excursión no pasó desapercibida… y… acabaron drogándome y rajándome, incluso me quitaron un trozo de tripas.

Ehhhhhhh!! ¡Que todo esto es cierto! Aunque lo voy a contar de una forma menos peliculera.

La noche del miércoles al jueves me empezó a doler la tripa y se me empezó a hinchar: tenía gases (o eso es lo que yo pensaba) así que me puse un poco la bolsa de agua caliente para que me calmara el dolor expandiendo y dando un poco más de espacio. Por la mañana, me seguía doliendo un poco, pero me estuve haciendo un poco de drenaje en las tripas para favorecer la expulsión (que diplomática, ¿eh?) y si bien me dolía más por una zona que por otra, no le di mucha importancia. Fui a trabajar, di mis clases de agua, mis clases de suelo y mis clases colectivas. Me molestaba la tripa al estirarme o saltar, pero… no fue mi peor día de trabajo.
Esa noche justo mi chico había quedado con sus amigos y se quedaba a dormir en casa de sus padres.
Estuve cenando en casa de mis padres, y cuando llegué a casa me metí pronto en la cama porque me dolía demasiado la tripa. Me volví a poner la bolsa, pero… me dolía demasiado. Hasta el roce de las sábanas me hacía daño… Miré el reloj. La 1.30 “Si a las 3.00 me sigue doliendo igual, me voy a la farmacia a que me den algo pa los gases”. La 1.32 “Si a las 2.30 me sigue doliendo igual voy… o si… dos calles para abajo la farmacia, voy dos más arriba a urgencias al centro de salud…”. La 1.33 “Me voy al centro de salud y en media hora estoy en la cama con un calmante puesto…” Y me fui, con el movil sin cargar, sin la cartera (solo el dni, carnet de conducir y de seguridad social), sin abrigo y sin libro o algo para hacer mientras esperaba (no pensaba que me fuera a tocar esperar).
Escribí un sms a mi chico.

Fui al centro de salud, y me miró el hombre, yo ya lloraba de dolor. Y me dijo que me fuera al hospital que me hicieran una radiografia y un análisis, que podía ser apendicitis, que él me podía poner un calmante, pero un dolor tan intenso, si era apendicitis, podía reventar y… mejor descartar.

Así que doblada. Pensé “voy a la privada”, pero como a San Camilo, que es donde iría en la sociedad, como hemos ido cambiando de convenios, a veces valía y a veces no… Para ir hay semáforos (no me era muy cómodo conducir), y me iba tocar aparcar a tomar por (jueves hay fiestas en los bares de al lado… y se aparca fatal) y andar como que no, pero… a ver si iba a llegar y me iban a decir “uy, con esta sociedad no te cubre aquí” y me iba a tocar ir a otro sitio.
Lo siguiente que pensé fue el Marañón, pero lo mismo, semáforos y aparcar lejos. Además que siempre hemos ido al Ramón y Cajal, que es carretera para llegar (más cómodo conducir en como estaba) y aparcaría en la puerta (de noche si). Aunque cero gracia me hacía ir a urgencias de un hospital de noche, un jueves y con luna llena. Pero… me dolia mucho.
Llamé a mi chico que me iba al hospital. Y ATENCIÓN a su respuesta “Bueno, pues ya me vas diciendo y si hace falta me visto y voy”. ¿¿Hola?? Soy tu novia diciendote que me voy a urgencias al hospital sola a las 2 de la mañana. Bien no esta la cosa. “si eso”. A mi me llama que va al hospital a esas horas a urgencias (y más después de haber ido al centro de salud) y solo y pierdo el culo en levantarme e ir. Falta no me hacía que fuera y ya fue un “vale, no te molesto más”. Al rato me llamó que si venía… que le dijera dónde estaba el hospital, que de noche no sabía dónde estaba “pues en el mismo sitio que de día, pero no te molestes en venir”.

Llegué y aparqué en la puerta. Entré di los papeles y entre. La cosa estaba tranquila, de hecho en las consultas solo estaba “el borracho de la puerta de la iglesia” con suero y B12 enchufada. Me senté y me llama el enfermero.. “a ver, pero qué te pasa. ¿Te duele la tripa y por eso vienes?” Y ya me tuve que poner seria y decirle “Mira hoy he ido a trabajar, soy jaquecosa y no me he dado de baja nunca por eso, y creeme, que si no me doliera demasiado no me iba a venir a urgencias, de noche, en luna llena y SOLA. Que me he venido sola, bien no estoy, el del centro de salud me ha mandado al hospital. Asi que muy bien, no me encuentro.” Se calló la boca. Me tomó la tensión… 16 – 10 (mi tensión normal es 9-4 más o menos… la mínima era más que mi máxima normal), 69 pulsaciones (rondo las 50 en normal) y 37.2 (mi temperatura normal es de 35.4). cuando vi la tensión aluciné. Me sacaron sangre, análisis de orina… Y pasé con la doctora a que me examinara. Cuando me tocaba me moría de dolor.
Al rato, mientras esperaba los resultados de los análisis llegó mi chico, que se había perdido para llegar.
Después de un rato, me dijeron que tenía un poco de infección de orina y los leucocitos altos, pero que no creía que me diera ese dolor… así que me dieron un pijama (sexy sexy) y que tenía que quedarme allí la noche, que me pasaban a un sitio para que pudiera dormir un poco y por la mañana me repitieran análisis y me hicieran una radiografía… que pensaban que iba a ser apendicitis. Casi me da algo. Apendicitis es operación. Operación es baja larga. No quería bajas largas, no las aguanto. Nunca las he necesitado. Nunca me habían puesto siquiera una vía.
Ya con el pijama sexy sexy me pasaron a los box habitaciones, donde me pusieron en una cama y me vino otro médico que me miró (con un residente XDXD) y me dijo que no pensaba que fuera apendicitis (eso me interesó más que los del otro lado de la pared) pero que tenían que descartar. Vinieron a hacerme la cama y a decirme que no podía ni comer, ni beber. Yo no tenía sed. Hasta ese momento. Soy culo veo culo quiero. Siempre.
Ahí ya le dije a mi chico que se fuera a casa, era una silla de madera cutre, y no me hacía falta alli… ¡¡¡Y se fue!!! Cierto es que le tuve que prometer que no pasaba nada, pero… ¡¡se fue!! Con un “mañana a las 9 estoy aquí”. (XDXD)
Al rato de que se fuera me llevaron a hacerme unas radiografías. Qué sensación más horrible que te lleven en una cama. Yo, malamente, pero podía andar, no quería ir en cama… pero me tenían que llevar en cama. Y fue una sensación que me agobió bastante… la vía, moverme en una cama… pero en la sala de rayos me levanté para hacerme las radiografías. Me pedía que subiera los brazos y no podía del dolor. Me pedía que respirara con el pecho y… porque se como llevar el aire a cada sitio, pero estoy acostumbrada a respiración abdominal y con esa me dolía, pero con la costal… me costaba. Pero bueno.
Después me llevaron donde las cortinas. Había como unas 40 personas allí… y creo que yo sola bajaba la media de edad 20 años. Me llevaron para que “durmiera” un poco. Pero entre que no tenía sueño, que estaba agobiada y… algo asustada de que me tuvieran que operar al final… los viejos todo el rato quejándose… y… aunque me habían puesto calmantes, me molestaba y me dolía. Pero es que sobre las 7.30 noté algo que se me pasaba del todo el calmante de golpe y me dolía 14 veces más que antes, noté como un pinchazo y a llorar y retorcerme de dolor, hasta que a las 8 vino la enfermera a sacarme sangre y ya me vio como estaba y volvió con la doctora y me tocaron un poco (me mató, no sé como lo aguanté) y me dieron más drogas, que no me calmaron, pero… Esta vez el dolor era distinto, antes me dolía al apretar, ahora al soltar y me empezaba a doler hasta por la espalda.
Al ratito me llevaron a hacerme una eco. Otra vez en camilla. Qué horror de sensación. Me hicieron la eco en la cama. Se tiró un montón de tiempo, casi media hora y diría que sin el casi. La chica me dijo que eso estaba inflamado y que se lo pasaría directamente al cirujano. Que lo demás estaba bien. Cuando me dijo que al cirujano se me cayó el mundo a los pies. Me iban a tener que operar. Me aterrorizan los quirófanos (si no es para mirar). Se fue, y al rato volvió y siguió haciendo un poco más (supongo que hablaría con cirujana y le pediría más capturas). Cuando terminó me dijo que pasaría el cirujano a hablar conmigo y que a lo largo de la mañana me operarían. Qué mal.
Ahí escribí a mi hermana Nieves preguntando donde operaban a su suegra (la operaban el lunes), que a su hermana la operaban en un rato (o a lo largo de la mañana) en el ramón y cajal. A todo esto sin batería, me llamó mientras me llevaban en la cama, pero no me enteré, porque estaba llamando a mi chico que me operaban… y… ¡¡¡me dice que luego más tarde viene!! Que va a seguir durmiendo un poco que no ha dormido y estaba cansado. ¡¡con todo su pito!!
Después de la eco intenté ir al baño… con el gotero en la mano, porque no habia percho para llevarlo.. con mis cosas, el gotero, no sentarme en el vater, lo que me dolia… fue realmente complicado, casi se me caen el movil y la cartera al vater (no podia dejarlo solo donde la cama… ) se me llenó de sangre la via..
A todo esto, mi hermana había llamado a mi otra hermana si sabía algo… y ya la llamé y que no tenía batería. Y me dijo que intentara que no me metieran antes de que llegara ella, que quería hablar con los médicos antes… que ella estaba en el marañon en consulta con mi sobrino, pero que venía. Así que escribí a mi tercera hermana un whatsapp diciendo que antes de que cundiera el pánico, me iban a operar en un rato. Cuando dije que estaba sola casi me matan por teléfono. Esta última me dijo que venía ya. Y fue la primera en llegar. Ahí avise en el gimnasio que igual me operaban…
Al rato de llegar mi hermana Susana, vino a cirujana a presentarse y decirme que me iban a operar, que acaba de subir otra chica por una apendicitis y en cuanto terminaran iba yo. Que en una hora o dos como mucho estaba en quirófano si no había una urgencia.
Al rato volvió con el consentimiento informado (que bueno, informarme me informé porque lo leí… porque sino…) y vi que era anestesia general. Si hubiera tenido algo en las tripas me hubiera cagado. En ese momento sentí PANICO. No era miedo, era terror… estuve a punto de decir que no me operaran, que no quería una anestesia general. Pensaba que sería epidural y que iba a poder ver mis tripas por la camarita de la laparo… ¿¿¿apertura??? Que me van a rajar!!!!???!!! Firmé porque no tenía otra. (la parte de las complicaciones ni la lei, ya me las sabía, y son terribles… ) pero ya me quedé acojonadita. No quería que me operaran. Nunca me habían operado, y una anestesia general. Terror. Mis hermanas (sobre todo Cuki) me dijeron que avisara lo de la hipersensibilidad a la anestesia… la cirujana me miró con una cara de “deja de inventarte cosas”, pero me dijo “eso a la anestesista”.
Al ratito llegó Cuki, y la de la limpieza echó a todos los familiares. Ahí llegó mi hermana Nieves, que pasó con su bata y se puso ahí conmigo :D :D:D. Estuvo como tres cuartos de hora la de la limpieza (ahí fue cuando llego el huevón de mi chico, pero no le dejaron pasar hasta que la melona de la limpieza terminara).
Pero entonces vinieron a por mi. Yo no quería irme. No. Quería irme a casa, no a un quirófano. No una anestesia general. No quería por nada del mundo, aguantaría el dolor, pero no quería entrar, estaba de verdad aterrada. La anestesia general.
Subimos a quirófanos, vinieron conmigo arriba, y… otra vez la sensación de ir en la cama. Al quirófano. Para mi era como ir al matadero. No era terror, ni pánico era más lo que sentía.
Cuando entramos en el quirófano estaban diciendo “llevaros la cama” y yo dije “¡¡valeeeee, vamonossssss!!!”. El rato que estuvimos ahí, estuvimos hablando en plan “distendido”, y lo agradecí, las anécdotas del cole y tal… pero estaba temblando de miedo.
Vino la anestesista y mis hermanas casi se la comen para decirla lo de la sensibilidad… y la otra sorprendida, pero al ver que mi hermana Nieves con la bata de médico lo decía… que mi abuela había muerto probablemente por eso, y que mi hermana Cuki por una operación de rodilla no se despertó y la tuvieron que reanimar… como que… pensó que podía existir.
Pero entonces entraron a por mi. Yo de verdad que no quería. Tenía mucho miedo. No por la operación… por la anestesia. Igual ese miedo a la anestesia fue lo que me hizo contar hasta 18 cuando me habían asegurado que no llegaría a dos…
Me dijeron que igual me tenían que rasurar. Y… qué sería sin las pequeñas moñadas que distraen. Me horrorizó. Estaba sin depilar (me tocaba esta semana), pero la idea de que me fueran a pasar la cuchilla después de 6 años haciéndome la cera… me horrorizaba, me iba a doler muchísimo después… no quería general, pero tampoco que me rasuraran nada. Menos mal que no hizo falta.
Entré y me pusieron un montón de electrodos en la cabeza (me dijo que era para controlar en todo momento mi grado de anestesia y de consciencia) por lo que habíamos dicho de la sensibilidad, que no me preocupara… y que ya me la estaban poniendo y que igual soñaba, que luego se lo contara. Conté hasta 18.
Después me despertaron, agilipollada. No tengo claro si soñe, solo recuerdo que alguien me estaba haciendo un recorrido por un sitio iluminado y que justo cuando pasaba por las puertas y se despedía me dijeron “vete despertando, ya está”. Estaba agilipollada. “¡hostia, si me estaban operando! Pero ya he salido…” y me pasaron a la REA, la sala de al lado… estaba agilipollada. Me cambiaron de sitio y después lo siguiente que sentí fue a mi hermana Nieves darme un beso llorando. Ahí me “espabilé” y pregunté “¿¿¿Qué ha pasado????” pensaba que le había pasado algo a mi padre y por eso estaba llorando. Qué oportuno para pasar algo, pero así funcionan las cosas. Mi hermana me decía que nada, pero yo no me lo creía, estaba llorando, algo tenía que haber pasado. Después… comprendí… que igual lloraba porque estaba tan asustada como yo por la anestesia y lloraba mientras me abrazaba en plan “GRACIAS. ESTAS BIEN”. Tenía sentido, así que la creí cuando me dijo que no había pasado nada a padres. Que luego llamaría a mi madre, que había que decírselo (yo iba a ir a comer…) y disimuladamente sin que la enfermera la viera… leyó algunas palabritas del informe que tenía en los pies… al parecer la cirujana les había dicho que la cicatriz era un poco mayor porque estaba un poco pasadita… pero mi hermana vio en el informe que estaba un poco perforada y empezando a supurar y que habían tenido que drenar… (vamos, que me libré de una peritonitis de milagro, que ya estaba preparada para ello…) y que me habian hecho la sutura de saco de tabaco o algo asi… (hay que joderse, no tenía ya con la “tabaquera anatómica” sino que ahora llevo en mi cuerpo algo más de tabaco. ¡¡qué asco!!!) Después de un rato, que a mi no me pareció demasiado pero al parecer fueron casi dos horas… me llevaron a una habitación.
Una habitación de hospital. Con dos viejas. Ya se fueron a comer y se quedó mi hermana conmigo. Yo no me podía ni mover. Seguía sin poder beber aunque ahí ya si que tenía sed. O sequedad.
Estuvo mi madre un ratito que casi la había dado algo. Pero queria verme, había dicho a mi padre que iba a comprar telas… (no querían asustarle)
Quería dormir, pero tenía tal agotamiento que no podía ni dormir. Nieves se llevó mi coche y a mi chico se le había llevado el coche la grúa… y tuvo que llamar a sus padres (era el de la empresa, y tuvieron un montón de problemas, tuvieron que volver a la oficina a por las escrituras de la empresa, no valia el DNI del gerente de la empresa que estaba a su nombre, además del seguro… con la historia que eso lleva) y ahí subió la madre a verme un rato. Después vino mi hermana Susana para que se pudieran ir, y vino también Carlos y estuvieron esperando a que viniera mi chico que se iba a quedar la noche conmigo. A las 22.00 se fue mi cuñado porque tenía que trabajar al día siguiente, y aunque dije a mi hermana que se fuera, que no tardaría mucho en llegar mi chico… cuando conseguimos localizar a mi chico, ya se había ido el marido y ya le esperó a que llegara y tuvo que irse en un taxi (llegó casi a las 23.00 el muy huevon. Mi hermana habia dado una clase a las 6 de la mañana…).
Se quedó mi chico conmigo la noche. Realmente necesitaba que me diera la mano para intentar dormir. Me costó mucho dormir, dormí poco y mal, estaba dolorida, asustada, cansada… pero que me diera la mano y que estuviera al lado… me dio la vida ahí. Además la de al lado era una pesada llamando que si la cuña y que se la quiten, se quitó un cateter y llamando cada dos minutos si no venían enseguida. (a la mañana siguiente se inventó que las enfermeras la habían dicho que si quería hacer pis se levantara ella…). Y luego un poco más adelante, me empecé a hacer pis otra vez, pero como me habían dicho que al día siguiente me podría levantar, esperé a ver si por la mañana me dejaban levantarme al baño y no hacerlo en la cuña, que me daba muchísimo asco las otras veces que lo había hecho. Y estaba incómoda boca arriba, quería moverme y ponerme de lado, pero no me daba.

Por la mañana cuando vino la enfermera me dijo que ya me podía levantar, y primero empezó elevándome la cabecera de la cama hasta arriba. Parece mentira, pero me maree (bueno, es lo normal) y… la respiración me costaba respirar. Mi respiración normal me dolía (la abdominal) pero tumbada como que… lo había asumido… pero sentada… me costaba mucho. Es un cambio de propiocepción enorme y solo era un día… seguía además sin poder beber y menos comer. Después me dijo que me ayudaba a levantarme, pero antes de que se acercara yo ya tenía los pies apoyados en el suelo para levantarme. He estudiado como levantarme, se hacerlo, pero no es lo mismo estudiarlo que hacerlo. Ella me dijo que se notaba, que lo había hecho perfecto y no me había explicado como tenia que hacerlo, ni la había esperado. Me incorporé con contracción de glúteos (como se nota que se… ademas de cambiar la respiración, el suelo pelvico para hacer pis sin abdomen, moverme disociando los musculos que puedo contraer y los que no, cómo levantarme, como ponerme de pie…) y ya fui andando, poco, mal, pero andando. Y después me quedé sentada en la silla. Además ya me podía poner mi pijama y quitarme el camisón horrible del hospital que me habían dado para la operación (qué difícil cambiarme, subir la pierna…) y ponerme los calcetines…

Por la mañana, sobre las 9.30 vino mi hermana Nieves a hacer el relevo. Y me dijeron que podía empezar a bebe y me trajeron una manzanilla. Me moría de sed y de hambre, y sólo había sido poco más de un día a sueros. Ya tenía el libro desde el día anterior (me lo llevó mi chico antes de operación) pero.. es que no tenía ni ganas de leer, ni ganas de nada. Pasé un rato simplemente estando, hacía un calor horrible, se me estaba empezando a poner dolor de cabeza del ambiente, de la anestesia… (me dijeron que los jaquecosos eliminamos así la anestesia, además del ambiente). Vino mi madre a verme un ratito sin que mi padre se enterara aún, que aún seguía durmiendo para que no se asustara, que aún no se lo habían dicho y hasta que no fuera yo, no le iban a decir nada. Incluso andamos un poco por los pasillos. Vino a verme mi amiga Prue y estuvo un ratito ahí conmigo y con mi hermana. Y ya me trajeron algo de comer. “riquísimo”, pero con el hambre que tenía!!En teoría mi chico iba a venir a medio día para que mi hermana pudiera irse a comer con sus niños (el único día que puede…) pero a las 15.00 llegó mi hermana Cuki que venía del partido de sus niños en Seseña y ya Nieves se comió un sanwich y se fue. Más tarde vino mi chico y ya se fue mi hermana Cuki a estar con sus hijos. Ya mi jaqueca se había formado. Me metí en la cama a ver si dormía y se me pasaba. Pero me iba a más (de hecho iba a venir Tony, pero le dije que no viniera, que no podía). Ahí fue cuando lo que dije de la diferencia entre la gente que sabe lo que es tener y padecer una jaqueca y los que no.
Cené por el hambre que tenía, no tenía ni fuerzas ni ganas. La jaqueca era de las peores.
Esa noche al final se quedó mi hermana Susana, pendiente en todo momento de cambiarme los hielos de la cabeza por la jaqueca… Y el huevón de mi chico iba a ir por la mañana (cuando él se quedó a dormir hecho un cuatro, mi hermana fue pronto y se agradeció…) además ya me iban a dar el alta. Pero no fue. Por la mañana cuando me levanté estuvimos andando por los pasillos mientras, y fuimos a la zona de las escaleras que da un poco más el aire y ahí se me pasó un poco más la jaqueca. Esperando a que viniera la doctora para que me diera el alta. También fui a darme una ducha para despejarme un poco más la jaqueca y la verdad es que me vino fenomenal. Aunque el desnudarme y moverme me costaba bastante.
Pero vino la doctora. Y me dio el alta. La pregunté que qué músculos me habían cortado, pero no me contestó, sólo se reía… yo de verdad quería saber cuántos… solo me dijo oblicuo… (pero yo queria saber, fascia, psoas, recto, transverso… oblicuo mayor y menor? Podían apartar alguno? Porque según los músculos que me cortaran iba a aumentar el número de semanas de baja…) ella me dijo que 6-8 semanas y yo la miraba en plan “estas loca o de coña”. Cuando volvió, en el parte de alta de hospital me puso que mínimo 4 semanas sin esfuerzos, ni moverme mucho, ni peso… MÍNIMO. Que hiciera vida normal… y dije “mi vida normal es moverme mucho, hacer esfuerzos y coger peso” y me dijo que eso… que tendría que esperar MUCHO. (y yo pensé “ya veremos”). Que las grapas me las quitarían en el centro de salud (la cicatriz era más grande porque estaba pasada, pero es pequeña y no daría problemas), que siguiera con antibiótico, que si no tenía fiebre ni nada… no hacía falta ir al hospital. Y que cuando quisiera, me podía ir, que me traían el alta médica y de enfermería en cuanto lo firmaran. creo que no había terminado la frase cuando yo ya me estaba poniendo mi ropa para irme a casa. Me trajeron los papeles y nos fuimos. Iba a casa de mis padres.
Parece fácil. Salir del hospital. Pero cojones lo que me costó llegar a la salida. Subirme al coche.. pero… simplemente con que me diera el aire en la cara se me quitó un cuarto más de jaqueca.
Cuando llegamos a casa de mis padres se lo acaban de decir y ya se estaba poniendo nervioso, pero… llegué pronto y cuando me vio ya se quedó un poco más tranquilo. Estaban mis cuatro sobrinos (habían dormido allí, que además la noche anterior habían cenado unas hamburguesitas con mis hermanas y mis padres). Saludé… pero mi objetivo era otro. LA CAMA.
Quería meterme en la cama, dormir con las ventanas abiertas en mi excama. Mi chico aún no había llegado, pero me metí en la cama. El “pobre” estaba con jaqueca (no haber dormido y estaría cansado, pero… mira… anda… a que agradecerías un masajito en el cuello ahora… ¿me comprendes un poco?) vino, le saludé… y dormí. Dormí. Dormí. Dormí. Hasta las 5 de la tarde (no me llamaron ni a comer, necesitaba más dormir). Qué diferencia dormir en casa, con las ventanas abiertas. Me sentó de maravilla. Y aquí acaba mi experiencia hospitalaria. Y mi.. pánico. Salió bien. Y… menos mal que fui. Ya estaba supurando. Afufa. Si llego a esperar más. Aunque, quizá ese momento de más dolor fue cuando se perforó. Y… lo que no entendían es que no hubiera tenido fiebre alta, el dolor fuera tan poco tiempo… porque eso llevaba tiempo.
Pero… reconozco que tampoco me sorprendió. Por algún sitio tenía que explotar. Llevaba una temporada MUY mal, mucha ansiedad, mucho estrés, muchas cosas encima, mucho cansancio y nada de descanso… no me había repuesto físicamente y animicamente estaba muy abajo… tenía que explotar. Ya no me quedan apéndices en el intestino para explotar por ahí… igual debería aprovechar para aprender que no puedo cargarme tanto, ya mi cuerpo me había dado avisos de que tenía que parar y le ignoraba. Está claro que el cuerpo si no le das el descanso… acaba tomándolo a la fuerza y eso es peor.
Me gustaría decir que he aprendido eso. Pero… no creo que realmente lo haya hecho. Me he prometido no acelerarme con el alta… pero… aún no soy capaz de andar 500 metros seguidos sin marearme, fatigarme o me duela… y ya estoy pensando en ponerme a dar clases. Quiero cumplir mi promesa de no acelerarme. Es importante que me reponga bien. Y en la teoría lo comprendo.
Me gustaría decir que no me voy a volver a exigir tantísimo. Pero… mis circunstancias creo que… sumadas a mi forma de ser… no me va a dejar tomarme descansos. Lo intentaré.

Escriba un comentario