Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Archivo mes Febrero, 2012

Interesante de nuestros patrocinadores

Sigo encerrada.
Sigo sin poderme mover.
Sigo asqueada en casa de mis padres (NOTA: cuando alguien se independiza… no debe volver a casa de sus padres… y menos en ciertas condiciones…)

Pero… gracias a mis amigos, no están siendo tan aburridas. Y a mi chico. Y estando en casa de mis padres… se agradecen aún más las visitas.

Luci vino el jueves a medio día a verme un ratito.

Tony vino ayer y estuvo casi toda la tarde… un ejemplo claro de que: a la tercera va la vencida. Quiso venir a verme al hospital, de hecho llegó a ir (además su chica curraba en ese hospital) pero… le escribí pidiendo que no subiera, que estaba con un jaquecón horrible y no quería ver a nadie.. más bien no podía. Y el viernes quiso venir, pero cuando llamó a mi chico ya estaba aquí y… que no pudo venir. Y ayer vino por fin y estuvo aquí y.. es que es un gran gran gran tío. Le pasa cada historia que pa que… y me encanta como lo cuenta. Jajaja.

Y el viernes vinieron las chicas… y… porque soy también mujer y anti matrimonio sino… ¡¡ME CASARÍA CON ELLAS!! No es que sean adorables… lo siguiente.
Primero vino Lio con petit suis y chuches :D :D:D, por lo que yo llevaba un día gritando que daba medio reino… Pero después vino Prue… y… si daba medio reino por petit suis y chuches… daba el reino entero por flan casero y arroz con leche… Y digamos que… me faltan reinos para agradecerlo.. porque… aún estando a dieta hiper estricta… ¡¡ME TRAJO FLAN CASERO Y ARROZ CON LECHE!!!!!!!!!!!!!! Las muy hijas de… casi me hacen llorar de emoción… Estuvieron hasta que iban a cerrar el metro que lioba tenía que coger. Y… genial. De verdad. Las quiero.

A lo largo de mi vida he comido muchísimas cajas de bombones (no lo negaré, me encantan) y he visto muchas… pero hay una constante en todas… (todas las que tienen bombones de naranja). Se comen todos los bombones y siempre los que sobran son los mismos: los de naranja. ¿Por qué los ponen? ¿A qué jefazo le gustan?
Se de gente que si no queda otro, se lo come, pero… “si no queda otro” si queda… se coge cualquier otro. Hasta en los Simpson bromeaban con esto.

Sigo sin contar mi experiencia de la operación… o la misteriosa aventura de una chica que se fue sola a pasar el finde fuera y acabó drogada y con las tripas rajadas… (oye, es cierto, no??)
Pero voy a contar algo de lo que me ha pasado a raíz de eso… o más que pasado, una reflexión. Es algo que siempre he pensado pero es que me lo confirmaron al 30000000% en el hospital, un sitio en el que pensé que la diferencia no sería tal.

Pongamos una situación:
Paciente postoperada de apendicitis con una jaqueca horrorosa que hasta se saltan las lágrimas.

Enfermera no jaquecosa:
<< Lo que tu te sueles tomar no lo hay en el hospital, esto es lo que hay, si quieres lo tomas, sino pues nada así te quedas >> Y sale por la puerta. Y no vuelve. No viene médico.

Novio no jaquecoso:
Al pedirle un masajito en el cuello / cabeza para aliviar un poco la tensión… Lo hace, pero con cara de fastidio.

Auxiliar jaquecosa:
<< Ay, espera, ahora vienen las enfermeras pero mientras, te ayudo a moverte, te traigo una gasita para que la puedas mojar y te la pongas fresquita y si te pones así verás como estás mejor >> Y cada media hora entrando a ver cómo iba, que si me cambiaba la gasa, que si se me pasaba, que las enfermeras estaban avisadas, apagaba la luz, cuando necesitaba encenderla lo hacía con una linterna o corría la cortina…

Hermana jaquecosa:
Trae mil bolsas de hielo, con semillas y olor, pulverizador, se levantaba a cambiarlo a ponerlo en la ventana, nada más verme un masaje en la cabeza, ayudarme a poner presión y tracción y preocupadísima en que estuviera siempre frío.

Enfermera con hija jaquecosa:
Explica por qué no me puede dar el medicamento que me suelo tomar (postoperatorio puede provocar obstrucción intestinal), me da un consejo para cuando me empiece a doler la cabeza que le dijo el neurólogo a su hija; preocupada preguntando que tal, hacía las cosas con una linterna para no encender la luz, dejaba abierta la puerta del baño para que no me molestara la luz del pasillo… se preocupaba…

Es alucinante la diferencia entre unos y otros, cómo comprender qué es lo que se siente y lo que se pasa es capaz de cambiar la manera de tratar. Si no lo entiendes, “vah, duele la cabeza!” o saber lo realmente incapacitante que es, y que no es un simple dolor de cabeza.