Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Ser independiente


hay cosas que realmente no valoramos hasta que lo perdemos, o vemos alguien cercano que lo pierde… o ambos. Y suelen ser cosas REALMENTE importantes. Ahora no hablo de gente, que también, sino de cosas… necesarias para “sobrevivir” o tener una calidad de vida decente.
Y una de esas cosas es… el ser capaz de ser independiente. No hablo de irse de casa, sino a la capacidad de valerse por si mismo. O el simple hecho de poder hacer una vida normal.
Últimamente lo he visto mucho de cerca, de muy cerca y… en mí misma.
Con la operación… al principio no podía ni comer, ni ir al baño… si quería hacer algo tenía que hacerlo encima… No podía ni reírme, me dolía respirar (mi respiración era abdominal y… me tiraba… he tenido que cambiarla…) , no podía ni ponerme de lado en la cama… Una vez me dejaron sentar y caminar… me agotaba… y es una evolución… pero me siento completamente inútil. Han pasado dos meses… y sigo sin poder hacer cosas normales (lo que para mi significa hacer cosas que mucha gente no aguantaría…) doy un paseo un poco más largo y me tengo que meter en la cama.. casi dos días. Y hace dos meses ya. Esto es peor de lo que pensaba…
Y después con mi padre también… el no poder ni levantarse, volver a tener que aprender a andar… (bueno, mi profesión real también tiene algo que ver con lo de buscar que sean independientes, los fisios nos dedicamos también a eso… a veces olvido que lo soy…)
El no tener coche y tener que depender de alguien que me lleve y me traiga… o que me preste un coche, tener que devolverlo si el dueño lo necesita, tardar más de cuatro veces más al hacer los trayectos por tener que ir en transporte público.. cansarme con cosas que no deberían… ¡Jo!

Escriba un comentario