Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

SIEMPRE


Siempre Bis.

Se que ahora estas corriendo y saltando por la playa, por el campo… pero eso no me cura el dolor que ha quedado en mi corazón, en mi alma. Por estos más de 15 años siendo mi hermano. Por todos los paseos por la playa que en la vuelta volvías corriendo como un loco y te perdía de vista y todos los sustos que me has dado, las veces que me has despertado y te he gritado porque no me quería levantar, cuando salíamos a pasear y te ponías a correr en círculos como un loco a toda pastilla… perseguir a los conejos… o incluso ese lenguado que pescaste, o cuando te caíste al pozo y tuvieron que sacarte con un lazo… Cuando ibamos al río y aquella vez que te caiste y no podías salir por la corriente y yo salte como una loca detrás de ti.. o simplemente estábamos en casa… cuidándome. O esa vez que nos dio por teñirte el kiki de rubio y eras el perro más moderno y molón del mundo (siempre has sido el mejor). La cantidad de cosas que te he contado a ti y solo a ti, cómo me cuidabas cuando estaba mala, como esperabas siempre a que llegara a casa, tumbado con las patitas de atrás como una ranita… por la vez que saliste corriendo a buscar un pescador en el fondo de la playa porque creíste que necesitaba ayuda, por la cantidad de lágrimas que me has secado lambiándome… ahora ya no me las puedes secar. No te puedo abrazar. Hace tiempo que no veías, no oías… pero siempre estabas en el sofá y cuando llegaba siempre levantabas la cabeza y me la apoyabas encima.
15 años… he vivido contigo más que con mi sobrino. No eras un perro. Eras un ángel, un hermano. más de la mitad de mi vida contigo ¿cómo voy a seguir sabiendo que no estás? Se que estarás feliz en la playa jugando y saltando y que cuando te necesite siempre caminarás a mi lado. Se que estas jugando con Topace, con Lestat, con Leo, con Pandora, con tus hermanos, con Lanzo, con Boni, Venus y todos los que ya nos dejaron. Pero… soy egoísta… te quería poder abrazar. Se que vas a seguir conmigo, se que vas a caminar a mi lado… pero… me gustaría poder abrazarte y morderte la orejota… Se que me esperarás y que algún día podremos volver a jugar juntos. Pero hasta entonces solo me queda echarte de menos. Tengo que aprender a entrar en casa y que no estes. No puedo. Te echo tanto de menos. Te debía estar contigo hasta el final, solos los dos, como tantísimas otras veces. Paula y Carol estaban simplemente porque tenían que estar. Estabamos juntos.. hasta el final… mi niño… mi pequeño… mi orejon, mi rabito, mi negro, mi chico, mi perrito, mi pestosito, mi bis con b de polonia, mi bolito… mi superbis… No hay más paseos ni lametones, ni besos… ni nada. Solo recuerdos. Solo el cariño. Dicen que los perros vivis menos porque alcanzais la perfección mucho antes. Tu hace mucho que la alcanzaste, tu te ganaste todo lo que hay que ganarse y con la nota más alta. La tonta de los gatos tan enamorada de un perro.. eso solo podías conseguirlo tu.
Espero que no sufrieras demasiado, ya no te enterabas, ¿verdad? Ya se que me lo pediste. Se que agradecías a Miguel Paula y Carol como se portaron, aunque te aferrabas a que no te podían ni pinchar… estabas cansado. Se que cuando estaba en el coche, volviste saltando como siempre hacías, lamiéndome , entraste en casa conmigo saliendo como un loco… que me acompañaste al parque a correr, cómo lo echabas de menos… paseamos una última vez… y con el aire… te fuiste a jugar a la playa ¿o fuiste al campo?
Espérame. Camina a mi lado. Se feliz. Juega, salta, báñate, corre… te lo has ganado.
Te quiero.
Eterno. Siempre.
SIEMPRE. Siempre siempre.
¿como puedo vivir sin ti? ¿Cómo voy a levantarme cada día sabiendo que tú no estás?
Se que ahora eres feliz, que estas jugando y saltando por la playa, con los que ya no están. Se que caminas a mi lado. Se que te volveré a ver, que cruzaremos juntos el arco iris. Se que ese momento llegará… pero hasta entonces… No me acostumbro. Solo tengo que asimilarlo. Duele mucho.
Te echo mucho de menos. Te quiero.
GRACIAS por todo este tiempo. Gracias por todo.
SIEMPRE

Me han contado esta historia. Y se que es cierta. Se que estaremos juntos.

Hay un puente que une el Paraíso y la Tierra, y se llama el Puente del Arco Iris.
Cuando un animal que ha sido especialmente amado por alguien aquí en la Tierra muere, entonces va a esperar en este lado del Puente del Arco Iris. Allí hay valles y colinas para todos nuestros amigos especiales, para que ellos puedan correr y jugar juntos. Hay mucha comida, agua y sol, y nuestros amigos se encuentran cómodos y seguros.
Todos los animales que han estado enfermos o que eran ancianos, recuperan su salud y vigor; aquellos que fueron heridos o mutilados recuperan lo perdido y son fuertes nuevamente, tal como los recordamos en nuestros sueños de días y tiempos pasados. Los animales están felices y contentos, excepto por una pequeña cosa: cada uno de ellos extraña a alguien muy especial, alguien a quien tuvo que dejar atrás en la tierra.
Todos corren y juegan juntos, pero llega un día en que uno de ellos se detiene de repente y mira a la lejanía. Sus brillantes ojos se ponen atentos; su impaciente cuerpo se estremece y vibra. De repente se aleja corriendo del grupo, volando sobre la verde hierba, corriendo cada vez más rápido.
Tu amigo te ha visto, y cuando tú y tu amigo especial finalmente os encontrais, los dos os abrazais en un maravilloso reencuentro, para nunca separarse de nuevo. Una lluvia de besos cae sobre tu rostro; tus manos acarician nuevamente esa cabeza tan amada, y puedes mirar nuevamente a los confiados ojos de tu amigo, tanto tiempo apartada de tu vida, pero nunca ausente de tu corazón.
Entonces los dos cruzais el Puente del Arco Iris juntos…

Escriba un comentario