Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Me lleva la corriente


Hoy fui al puente de Nueva Umbría porque sentí que tenía que ir…

Me gustaría decir que he sentido su presencia de una manera más fuerte… pero esta vez no fue así. Lo sentí más cuando fui en octubre

Quiza si estuviera en lo cierto en que requiere mucha energía hacerse sentir más fuerte… y aún es joven.
No lo he sentido tan fuerte. Pero si lo he sentido. También han pasado tres personas y eso rompe un poco la conexion.

Pero este… es otro sitio mágico. Otro vínculo de Lepe con mi padre (aquí casi todo son portales… mire donde mire tengo recuerdos maravillosos). Pero este es otro de los sitios especiales. Aquí… he pasado montones de tardes saltando de este puente al río… y dejar que la corriente me llevara hasta el otro lado. Una y otra y otra y otra y otra y otra vez… estas eran de mis tardes favoritas…

el monte y esto.. o ir a pescar a la barca (a eso ya no se puede acceder) o a escalar a la Torre del catalán o a acampar en los pinos de isla… pero esta era de las más divertidas. Además mi madre se desquiciada cuando se enteraba.

Hoy estuve aquí… y algo dentro de mi me ha dicho que hiciera algo… que no hacía desde hace mucho mucho mucho mucho. Ya los últimos años de niña no saltaba porque la marea ya no subía tanto y hay piedras. Por lo cual… no recuerdo cuando fue la última vez que salte. Sólo se que ya empezaba a darme un poco de respeto (no era ya la inconsciencia y ausencia de sensación de peligro… así que tendría 12 años como mucho) y que salte porque el tonto de Bis se cayó y se quedó atascado en un remolino… y yo perdí todo el respeto y salte detrás a sacarle. Y como ya perdí el miedo a la primera salte unas cuantas veces más.

No. No he saltado. Si no saltaba ya con mi padre que el sabía como estaba todo con sólo mirarlo…y ya no nos dejaba,no lo voy a hacer sola.

Pero si he hecho otra cosa: bañarme y dejarme llevar por la corriente al otro lado.

Algo que hacía mucho que no hacía… y… no se si alguna vez volveré a hacer en mi vida.
Simplemente tenía que hacerlo.

Al acercarme al agua,me vino la idea a la cabeza. Lo tuve que pensar un poco… porque no deja de ser meterme en la corriente e un río con los remolinos al otro lado… tire una ramita a ver como iba de rápido o de remolinos… (algo que él me enseñó) y estaba bien…

Me dio un poco de respeto pensar que si me pasaba algo… lo mismo no pasaba nadie a pescar… (que era lo que quería… no coincidir con nadie) y Nuska a metería detrás… y entonces me preocuparía más… y estando sola… lo mismo era un poco inconsciente… pero entonces me dijo que no estaba sola. Él estaba ahí vigilando como siempre hacia cuando íbamos. Ahora no se podría tirar a por mi… pero si podría ayudarme dándome fuerzas… o haciendo pasar a alguien. Pero sobre todo protegiendome.
Así que con la sonrisa y la ilusión… y también un poco el respeto en el cuerpo como siempre me pasaba… me he quitado la ropa hasta quedarme con el bikini… y me he metido en el agua sin pensar… y al pasar por el puente… una sensación taaaaaaaaaaaaan maravillosa. Taaaaaaaaaaaan mágica. Taaaaaaaaaaantos recuerdos… tantas emociones. Tantas cosas… recordar cuando era una niña. Recordar cuando iba. Recordar lo divertido que es… y al salir del puente… nadar con todas mis fuerzas para salir de la corriente…

Entrar por un lado

salir por el otro…

Me he reído.

He disfrutado tanto… que he tenido que repetir.
Tres vueltas nada más. Tampoco quería forzar demasiado…
Pero ha sido tan guay.

Hacia mucho que no me sentía tan niña.
Juego. Hago cosas que hacía de pequeña. Sigo recordando. Pero esto ha sido… lo más. No se como no se me había ocurrido hacerlo nunca las millones de veces que he ido. Y hoy… me ha salido.
Realmente dudo que lo vuelva a repetir en la vida. Pero hoy TENÍA QUE HACERLO. sabía que era el momento de hacerlo. Que estaba vigilada de la mejor manera… sin nadie físicamente que no me deje hacerlo. Si no que había alguien a mi lado que me animó a hacerlo una vez más. A sentirlo una vez más. Posiblemente una última vez.

Me he sentido más cerca de el. Tanto como cuando le he sentido más fuerte. Esta vez le he sentido menos pero me he sentido mucho más cerca.
Ha sido muy emocionante y maravilloso.
Mi mente estaba en off y mis sentimientos e instintos on fire. Ahora lo pienso y digo que he cometido una imprudencia enorme. Pero entonces me sentía 100% segura. Y he aprendido a hacer caso a lo que siento. Si siento que me tengo que bañar… lo hago. Porque prefiero hacerlo que arrepentirme después de no hacerlo… hasta que lo haga. O fastidiada por no haberlo hecho. Además cuando lo hago me siento genial. Mi instinto sabe que es bueno para mi.

Además tuve otra idea. Bueno… no es que la haya tenido ahora… la tuve ayer.
Cuando vuelva al cementerio le llevaré esta vez unas flores… dos rosas rojas con dos flores amarillas… como a él le gustaban… y unas flores moradas… un poco de romero… morado el color del espíritu… y Romero de protección y campo. Y para ponerlas… una botella pero para que pese… la iba a llenar de arena de la playa. Pero después pensé : ¿por qué sólo de la playa pidiendo poner arena de todos los portales??? Como acercarselos a lo físico que fue. Como los cuadros del cuento pero desde mi mundo.
Así que he recogido arena del puente.

Y de paso a correr a la playa. Pase por la Torre del catalán.
Iba a ser una visita Express a coger arena… no esperaba sentirle. Pero… siempre está allí… parte de su cuerpo lo está… es lógico que siempre le sienta. No tan fuerte como el otro día. Menos tiempo. Pero… me acompaño al subir y bajar. Fue una sorpresa maravillosa.
Unas lágrimas más de emoción.

Y a la vuelta de correr, pase por el Terrón… lo mismo… a por arena o un trozo de red… como iba mojada,sólo iba a hacer lo que tantas veces hacía el… daba una vuelta por el muelle sin bajarnos del coche…
Pero… tuve que bajar. Con las redes… algún barco (aunque ha cambiado mucho. Ya no entran los grandes con sus piececitos, y es más deportivo)
Además vi otra cosa de la última vez que estuvo aquí… la barandilla en la que le hicimos la foto antes de subir al barco de Francis y dar el que fue su último paseo en barco. Por su río piedras. Desde su Terrón,pasando por la casa el palo, hasta la desembocadura… se que sería lógico que lo hubiéramos pensado entonces que no lo haría más… pero… no esperábamos que no lo hiciera más. Esperábamos que volviera cada año,aunque cascado,pero viniera a su lepe y subiera en un barco,como tanto le gustaba.
También se que esa fue otra de sus mejores tardes de esos últimos años. Disfrutó como un enano en el río,con su amigo,con sus nietos… volvió a sonreír de verdad. Le costó subir y bajar. Pero… pudo. El decía que era la última… y nosotros que no. Y lo fue. Los dos siguientes veranos no quiso venir. O no pudo. O ambas… ahora puede ir donde quiera. Cuando quiera. Puede volver a montar en su barquita.
Yo cuando pasee por el muelle al bajarme… no lo veía como esta. Me veía dé niña. Viendo a los que pescaban. Me vi saltando con él de barco a barco.

Y al llegar a esa calma, vi esa foto. Vi ese momento. Que entonces esperaba que se repitiera… y que ya nunca se repetirá.

Y… pufffffff… sentir. Emoción. Lágrimas de nuevo. Es dificil. Son muchos golpes de realidad mire donde mire.

La valla ahora está vacía…

Aunque aún quedo yo para asomarme

Cogí un poco de arena y un trozo de red.

Pase también por la ermita… a coger un poco de arena de los restos del convento en el que está la virgen que el restauró… y en el que yo estuve antes… y un poco de arena de debajo de una higuera de la ermita… de esos higos que tanto le gustaban de pequeños.
Esta vez había gente. No pude sentir. Volveré a sentir y a poner la vela (es el unico sitio de todos los portales que puedo poner una vela con seguridad).
A la vuelta pase también a coger arena de la plaza del pueblo. Debajo de los jazmines que siempre íbamos a que “huele a lepe”. Los que están en la plaza me miraron como si estuviera loca intentando oler…. XDXD.
Cogí un poco de arena y una flor de jazmín.
Mañana cogeré del monte,del campo,de la barca (será del camino ) y del aposento. Y ya solo la playa. A la casa del palo no me atrevo a ir ahora. Creo.

Escriba un comentario