Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Sábado 16 enero 2016 último día completo


Último día completo en mi tierra. Casi las 4 de la mañana cuando me meto en la cama. No quiero que acabe. No me quiero ir. Me da demasiado como para irme otra vez.

Lloro. Lloro mucho. En cada sitio al que voy. Pero llorar me depura. Me limpia. Me libera. Me saca el dolor de dentro para convertirme en mas fuerte por fuera, libera mi interior para nuevas emociones.
Hoy me ha costado bañarme. Mucho aire frío. Y el agua más fresca. Lo reconozco. Me ha costado. Pero “si no cuesta no vale”. Si es fácil no sienta tan bien lograrlo. Y hoy si. Hoy me ha costado.
Por la tarde estaba algo mejor.

Fui a la Torre del catalán. Y otra vez me hiche a llorar.

Pero también por otra cosa en la que no había caído. Suben canis. A veces mi padre en vez de en completa calma o alguna compañía.. esta acompañado por canis. Cuando llegue arriba llegue a tener miedo… porque lo que estaban hablando… No se de que era… pero no sonaba bien. Y cuando me vieron fue muy raro y empezaron a bajar detrás de mi. Por primera vez Nuska no me pareció defensa intimidatoria… ya volvería luego.

Después de leer en la playa (por poco me voy sin acabarme un libro!!!pero lo acabe y empecé el segundo… ) y el paseo..m la última puesta de sol en la playa de esta visita… jo. Es maravillosa. Deberían pautarlas los médicos.

Volví a la Torre. Y volví a hincharme a llorar. No se si podre volver a subir a esa torre sin llorar. Digo que llegará el momento. Pero aún no. Sentir es genial. Llorar es sentir. Y es genial.
Conseguí mover a mi madre para cenar con Pepe Luis y mi gran amigo Juan se vino con nosotros.
Mi barriga está vez lo ha tomado peor… dice que ya está bien. Afortunadamente para ella… va a pasar mucho hasta que la vuelva a hacer sufrir.
Y después… un paseo con mi Bea y mi pako. Pero eso va a entrada a parte.
De ahí a la playa. He de decir que ha sido una de las veces que más bonita la he visto de noche. Un montón de estrellas con el cielo despejado. Algo de luz reflejando la espuma de las olas. La arena un reflejo precioso. Una vez más me ha enamorado. La playa de noche es una imagen tan hermosa… que siempre voy a grabarla en mis retinas, en mi memoria… para cuando lo necesite… evocarla. Para relajar mucho mejor la playa de noche. Es la magia en estado puro. La belleza en estado puro.
Y se que voy a necesitar esa calma. Y esa serenidad que transmite.
Dejar que se recargue mi energía. Mi luz. Aunque… note que no estoy bien. Era incapaz de tener ese brillo blanco que siempre consigo en la playa. Era una luz opaca,oscura,como con una capa. No mala. Simplemente que aún no puedo sacar esa luz blanquisima por mucho que lo intente. Volverá a mi. Per aún no. Puedo brillar… pero con un color y un brillo diferente.
De ahí un paseo con el coche por el muelle del Terrón. Como siempre hacia mi padre.
No me atreví a subir a la Torre del catalan otra vez. Por emoción. Y por seguridad. Mejor acompañada XDXD.
Y antes de volver a casa. Por la ermita. Demasiado aire para que se mantuvieran las velas encendidas. Mañana tendré que encenderlas otra vez.
Y ahora si. A casa. Recoger un poco y dormir un rato. Que mañana toca colocar todo en el coche,campo,playa y viaje.
Por lo menos dormire con Juan. Y cambio a mi brujita negra perruna por mis demonios negros gatunos. (Que ni me mirarán )
ADICTA A LEPE

Escriba un comentario