Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Archivo mes Febrero, 2016

Interesante de nuestros patrocinadores

Libro homenaje a mi padre

Feb-15-2016 By coyote

Hoy, en el día en el que todos hablan y escriben de amor (criticando o felicitando el día), yo voy a escribir sobre otro tipo de amor. El amor a la familia.

El viernes, escribía que estaba demasiado emocionada para escribir, y puse una foto de los lagrimones que se me cayeron.

Hoy voy a sacar las fuerzas para escribir el por qué. Tampoco quería poner “spoiler”, que hoy ya no iban a ser spoiler, pero por unas cosas o por otras, siguen siéndolo. Solo entre comillas, porque la existencia de este libro la sabemos desde hace tiempo, y porque lo que pone, más o menos, también lo sabemos. Pero el tenerlo en las manos… puffff… no es para nada lo mismo.
También está entre comillas porque aunque para una de las personas a las que puede ser spoiler si que lo va a ver, es muy probable que la otra no.

Dicho esto… voy a volver a escribir para mí misma. Si alguien lo quiere leer, bienvenido es, pero como siempre digo, mi blog, y mi face es un diario en el que escribo para mi, para que cuando mi memoria falle, pueda recordar lo que pasé o lo que sentí.

Fue el regalo de Reyes de mi hermana Nieves, dentro de los regalos emocionales, el más grande. Pero no lo tenía físicamente aún.
Ahora si.

Lo recogió Juan el viernes… pero no lo abrí hasta llegar a casa, hasta estar tranquila, sola, y sentada. Había sido una semana con cosas difíciles, con nervios, con lágrimas… Pero esto iba a ser completamente diferente.

Cuando lo tuve en mis manos… ya solo su presencia… su peso me calaba en el alma, y al retirar el plástico y ver la portada… pufffff. La primera edición fue un homenaje en vida. Pero ahora, es un homenaje póstumo. Ya no va a cambiar más ese libro. Hace años que no iba a haber más cuadros, pero… era diferente. Ese libro que tenía en mis manos, es la edición definitiva. Sólo podrá cambiarse la edición, o algunas palabras, o encontrando a algún amigo con alguna otra foto de un cuadro. Pero ya si que no va a cambiar. Mis sobrinos que ahora son pequeños, o si yo tuviera hijos que aún no existen… tendrían LO MISMO que tengo yo ahora. Pase el tiempo que pase.

(Hago un inciso para hacer una mención más a mi hermana, la super héroe. Con todo lo que tiene encima, tiene la capacidad de hacer esto. Esto que es tan duro para mi abrir, no me hago a la idea de hacerlo. De pensar que cuando comenzó todo este trabajo, él estaba con nosotros, él lo vió. Pensar que sus hijos pequeños, tendrán una edición igual, que no va a cambiar. Es una explosión emocional… y esta mujer desde luego que puede con todo, no se como. No se de dónde saca las fuerzas, para ponerse toda la familia a sus espaldas, SIEMPRE, pase lo que pase. De verdad que dudo que sea sólo una humana, un cuerpo tan pequeño no puede llevar dentro tanta luz. Siempre lo he dicho, y cuando parece que no me puede sorprender más… lo hace más. Tiene un valor incalculable. No hay palabras.)

Me costó un rato abrirlo. Un rato, unas cuantas lágrimas cayendo al suelo. Goterones como los de Alicia en el país de las Maravillas. Lo que tenía en las manos era eso, una maravilla, un “país de las maravillas” físicamente más pequeño que yo, pero en valor más que incalculable.

Leí la frase del inicio. “El cielo no es azul” Manuel Domínguez Nieves.

Una frase que gracias a sus alumnos de pintura Esmeralda Pérez, Sara Bravo Eduardo Barrasa que la recordaron, y la pusieron en su corona… se ha convertido en el Lema de todo esto. “El cielo no es azul” poesía en cinco palabras, que sin saberlo mi padre les decía. Se ha convertido en un mantra para nosotros. Cinco palabras que nos han ayudado como ningunas otras cinco palabras. No me cansaré de agradecerles por recordarla. Sin esas palabras, habría faltado algo, habría faltado poesía en la marcha de un artista. Ahora, esas cinco palabras que antes sonaban como algo que es absurdo, para los que no saben su significado, recuerdan de una forma preciosa la marcha de mi padre. No decimos “te echo de menos” decimos “el cielo no es azul”. Y no es azul, no porque ahora este gris, si no porque para pintar el cielo, no hay que coger el bote de azul y vaciarlo, hay muchísimos matices, colores, brillos… y en si el cielo no es azul, es solo el reflejo, es mucho más complejo que el simple “el cielo es azul”. No, no lo es.
Cuando Sara me dijo que me llevara la banda de la corona mi respuesta fue “ni de coña”. Pero cuando no encontramos la original… dolió. Tanto, que mi hermana, una vez más, hizo copias para cada una, y para la corona de Lepe. En ese momento no sabía lo que iban a significar esas palabras para mí. Ahora está en mi salón esa banda. No para hacerme llorar. Como homenaje. Para que no pueda olvidar la poesía de su esencia. Para que al verla, pueda sonreír. Y recordar su duende. Ese mantra que ahora me repito ante los problemas. Ese mantra que aunque me emociona, me saca las fuerzas.
Es realmente precioso tener un mantra, un lema tan bonito, que signifique tanto en tan poco. Cinco palabras que recuerdan una vida de genio, una montaña de sentimientos, de emociones, de recuerdos, de magia… Una frase que aunque significa su marcha, no es común, algo excepcional para alguien excepcional.
GRACIAS chicos, de verdad. No sabéis lo que nos habéis dado con esas palabras.

Después de un rato analizando, sintiendo, llorando… por esas palabras, pude pasar de página.
La biografía, tiene alguna cosa cambiada. Pero tiene un último párrafo.

Un último párrafo que si esas cinco palabras eran poesía y magia… es… indescriptible. No hay forma más bonita de decirlo. Muchos dicen que tengo un buen don con las palabras, pero jamás se me habría pasado por la cabeza decirlo de una forma tan preciosa, tan discreta, tan simple y a la vez tan compleja.
Emoción y sentimiento. No se si fue él quién se lo inspiró, o si ella demostró su naturaleza mágica y angelical al escribirlas, o un poco de cada. Porque me dejaron emocionada, paralizada… Sin palabras y sin poder moverme más allá de los temblores de emoción.
<< El 1 de octubre de 2015 dejó sus pinceles como a él le gustaba, bien limpios y se fue a confirmar que en realidad el cielo no es azul, tampoco negro, porque el negro no existe, como tantas veces les dijo a sus alumnos>>. Nieves Dominguez Agüero.
Me he tenido que parar varias veces al escribir esta frase. La emoción no me dejaba, me temblaban las manos.
Eso lo decía a sus alumnos, pero no solo en las clases, si no a todos los que aprendimos de él.

Un último párrafo que será el último, no puede haber uno más en su biografía. Leerlo es emocionante, transcribirlo es emocionante. Escribirlo debió ser… demasiado para una persona normal.Pero mi hermana no es para nada normal, es excepcional.

Un párrafo en el que vuelve el mantra, en el que dice que dejó aquí lo que le importaba, que se fue al cielo, que lo que queda no es negro, que nada es negro porque eso no existe… tanto simbolismo, tanto significado en tan pocas palabras,

Un párrafo en el que me tuve que parar un buen rato. Para que mis ojos volvieran a ver entre las lágrimas y la emoción, mis manos volvieran a poder moverse para pasar la página. Para que mi corazón recordara que su lugar estaba dentro de mi pecho, y no fuera como estaba intentando hacer…
Y también porque sabía qué había en la siguiente página.

Al cabo de un rato conseguí pasar la página. Y ahí estaba. Un cuento escrito por mí. En ese libro. En EL libro. Algo que yo he escrito. Después de ese párrafo de mi hermana. Antes que los cuadros de mi padre.
Algo que yo he creado, dentro del libro de homenaje a mi padre. Pufff. Es muy grande. Es algo difícil de asimilar. Es algo MUY GRANDE. Muy, muy, muy, muy, muy, muy grande.
Cuando me enteré mi primer sentimiento fue pánico. Pánico porque no era la versión definitiva, porque estaba sin corregir, porque al reescribirlo tantas veces, había cambiado y mejorado muchas cosas. Estar a la altura del libro era imposible. Y saber que no estaba bien… Fue la presión de primer momento. El no estar a la altura. No por la cantidad de gente a la que ese libro podía llegar. Si no porque yo sabia que no estaba bien, que no estaba a la altura de ese honor… Demasiado para mi. Me costo tiempo asimilarlo, y portarme como una idiota diciendo si se podía corregir… que no escuchaba a mi hermana decirme que la parte que me aterrorizaba, que eran las comas, algunas cosas de redacción que en la versión inicial estaban sin corregir, que habían sido corregidas, primero por ella, y luego por el editor del libro. Que la versión que salia estaba corregida y editada. Que no me preocupara.
No he sido capaz de leerlo aún. Me ha podido la presión.

Pero una vez asimilé que eso estaba corregido, una vez superado el shock inicial, me dejó hueco para ver el GRANDÍSIMO HONOR que es aparecer en ese libro. El libro en el que se rinde homenaje a la persona de la que he aprendido tanto y a la que tantísimo admiro, tiene algo mío. Algo escrito desde el corazón para él. Era mi homenaje personal, que aparece en el homenaje oficial…
Algo que empezó en un folio mientras estaba en la sala, porque había pedido a mi compañero que diera la clase que me tocaba dar, porque justo una semana antes, mientras daba esa clase, me sonó el teléfono y me tuve que bajar de la bici. Porque no era capaz de subirme de nuevo a esa bici.
Algo que escribí buscando otra cosa.. dejando simplemente las palabras salir, no sabía qué iba a escribir, simplemente cogí el boli y el papel para no echarme a llorar, para distraerme, en vez de dibujar, escribí, y poco a poco la historia tomo forma. Encontré una historia de la nada. No pude acabarla en ese momento, y de hecho creo que se notaba un corte en la redacción. Lo terminé y me gustó cómo quedó. Aunque era provisional.
Lo leí a mis hermanas después de liberarle en la torre del catalán. Lo leí en el cementerio. Me felicitaron, me lo pidieron… sabía que no estaba bien, pero no tenía fuerza para corregirlo aún.

Algo que empezó así, sin ser definitivo, en el homenaje definitivo a mi padre. Es algo verdaderamente grande. Un honor enorme. No hay forma de describirlo. O de agradecerlo.

Ver ese cuento me volvió a paralizar una vez más. Ver mi nombre en esas páginas. Demasiadas emociones para escribir entonces. Ahora me cuesta escribir. Mi nombre al lado del de las dos personas que más admiro del mundo (con el permiso de los demás). Es algo que no merezco, eran sólo unas palabras, pero… me hace infinitamente feliz, aunque esas palabras podrían estar mejor escritas (ahora están ligeramente mejor), están ahí, para siempre a su lado. Para siempre en su homenaje. Mi homenaje para él llega un poco más lejos.
Para mí ese acontecimiento tenía que haber parado el mundo, paró mi mundo, y para mí sería merecedor de salir en todas las pantallas del mundo, pantallas, papeles, piedras o árboles. Que todo el mundo supiera que se acababa de ir alguien tan grande. Y este libro es una versión más cercana de eso. Y tiene mis palabras difundiendo su importancia y su memoria.

La parte de los cuadros… siempre me encanta, algunos me encantan, otros me alucinan. Hay uno (en el que sale un juego de te moruno, que tiene reflejada la casa en la tetera, sobre un mantel. Es realmente precioso. En tonos cálidos, que no suelen ser mis favoritos, pero ese… me embelesa… ) que siempre digo que cuando me toque el euromillón me enteraré quién lo tiene (lo regaló por la boda de alguien, creo que de un hijo de Amado), y se lo compro por lo que me pida… porque es mi favorito. Se que nunca lo tendré, pero tendré otros. (Lo que si haré, algún día es pedir esa foto en buena calidad y convertirlo en un póster, eso si es posible. Y cuando tenga un sitio que merezca esa maravilla, lo haré).

Tengo el último que pintó, aunque no está acabado. Aunque lo empezó como regalo a otro grandísimo amigo… al final me lo dio a mi. Lo tengo delante de mi cama. Es lo último que veo cuando me acuesto y lo primero que veo al despertar. Una marina de mi Lepe, que es el último cuadro que pintó.
Algunos son mejores que otros, otros simplemente espectaculares, a algunos, la foto aunque es muy buena, no hace justicia al cuadro… Mi favortito es el que he dicho antes, el más especial es el que tengo, porque fue el último, y de los mejores que ha hecho es uno de una taza de café con un cigarro consumido… que cuanto más miro en el libro, más me parece que se ha colado la foto en la que se basó en vez de el cuadro, aunque tenga firma. Y también, con suplemento de original, en el que muchos coincidimos, el de los huevos. Tiene algunos de uvas también que parece que se salen… o las naranjas…
También son especiales en los que me pintó. El acabado, como los inacabados.

Vamos, que motivos tenía para estar realmente emocionada. Para temblar. Para que las lágrimas cayeran. Porque tenía en mis manos una de las cosas más especiales que tendré en mi vida.

Y… en el día del amor (aunque me paso ya de hora), volver a repetir, el amor de la familia. El amor por mi padre, aunque ya no está. Y el amor por mi hermana, que si que está. Amor, admiración.
Es cierto que la familia te toca, no puedes elegirla, a veces te da lo peor, pero… también es verdad que lo que une con ellos va más allá. Porque te toca, pero después si que puedes elegir el trato que tengas con ellos. Estan siempre, y hay que estar siempre. Pero el ADN no lo es todo. Elegir a esas personas, y que encima te una el ADN… en mi caso es una suerte, porque si no compartiera ADN no tendría alguien tan maravilloso como mi hermana Nieves en mi vida. Nos llevamos muchos años como para haberla podido tener de amiga. Al igual que con mis otras hermanas. El ADN trae gente maravillosa que si no fuera así no tendrías a tu lado. (No voy a hablar ahora del caso contrario).

No me canso de decirlo. ¡¡¡¡OS ADORO!!!

Y… GRACIASSSSSSSSSSSSSSSSSS por este regalazo. No solo el valor económico (elevado también), es sobre todo el valor sentimental.

japan 1 2016 en ifema

Feb-14-2016 By coyote

Nunca pensé que volvería a decir esto de una japan. Pero por fin he vuelto a disfrutarla!!!
No hacía falta más que cambiar el lugar, y con ello el sistema de entrada… solo con ir a IFEMA se han solucionado las horas y horas y horas de cola y sufrimiento que teníamos siempre, y por la que no pensábamos volver.

Simplemente con vender las entradas que hay de aforo, un sistema de entrada más eficaz… llegamos a las 11.30 con las taquillas VACÍAS y el acceso VACÍO. Llegar y entrar, como debería ser.

No era tan difícil. La única pega: que no lo hubieran hecho antes. Nos habrían ahorrado sufrimiento.
Además, es una ventaja grande llegar al evento en menos de 10 minutos desde que sales de casa (pero bueno, a unos nos pilla mejor, a otros peor).
Bien es cierto que ya no es lo que era, que es un poco más de lo mismo, mercadillo, con cada vez menos cosas que nos llamen la atención (de hecho me volví loca a buscar algo que antes había a patadas, y no encontré)

Reduciremos un poco las expos, porque ya poco más hay que hacer, menos cosplays, menos fotos, la gente que conocemos vamos más desperdigados…
pero por fin, se podía estar bien. Bien de temperatura (sin asarnos o helarnos como otras veces), la luz, no se por qué era amarillenta… y los stands para el espacio que había podían haber espaciado más, pero mucho espacio para escenarios, photocalls, tatamis, conferencias, ¡¡hasta talleres!!! Lo nunca visto vamos.

Y el poder entrar directos, poder andar… pues.. recuerda por qué vamos.

El concurso de cosplay esta vez si me gusto, el que iban a Japón como premio sobre todo, aunque el normal se nos hizo un poco largo (y el pesado de siempre actuando todos los años igual…)
Los ganadores del internacional… justos, además la segunda, y suplente si no puede el campeón. es una casi paisana (del pueblo de al lado, Cartaya) A la que por cierto… ganamos en la MCE en la pasarela con un cosplay parecido (aunque no con todos los complementos) solo porque Juan iba en calzoncillos XDXDXD. Fuera de coñas. En esta ocasión si me parecieron espectaculares los cosplays, y mejores actuaciones que en la anterior.

Estuvimos casi hasta el cierre, con un momento final bailando como locos al ritmo de música coreana (realmente chula, por cierto…)

Y… lo malo es que volvimos a medio romper la tradición: el Oishii estaba cerrado Emoticono cry pero no importó, porque aunque tuvimos que cenar sin la mizukage (siempre será la mizu) María José García Serrano y Manuel Rivera Sanchez, nos ahorramos un paseo cenando cerca de casa en el bufet que Nacho Fernández López y Juanmi Juanchu casi arruinan XDXDXD.
Además se nos unieron a la cena de frikis Nanyalin DeDanaan y Mauro Lopez :D :D:D sabía que estos dos personajes iban a encajar en este marco… no se por qué XDXDXD.
Aunque no hicimos foto de la cena, ibamos más de “paisano” que otras veces… XDXD

Todos con cosplay, aunque en esta foto no habían venido los enanos…

Aurora D. Luffy siempre espectacular. No entiendo cómo mi hermana tiene ese cuerpo y yo este… XDXD, Juan Carlos Real Rodriguez estrenando el ir con cosplay!!! estrenando eso de aparecer en las fotos y no solo hacerlo.. sólo le ha costado 5 años XDXDXD,

Mi niño llevando con más salero que nadie los cosplays, el más Gracioso, que tiene G.

Los cuatro miembros de la Donquixote family

Nieves y David que han ido un rato con los dos enanos, los minigokus, aunque hemos coincidido poco, pero simplemente el hecho de ir… con todo lo que llevan encima y lo que les cuesta… OLE. GRACIAS.

Y mención especial para el personal de IFEMA que se nos volaron las entradas con el pedazo de aire que hacía, y no nos pusieron problema ninguno para darnos una copia de la entrada. Menudo mal rato el haberlas perdido… anda que si eso me pasa en el otro lado… no entramos.

Asi no se puede hacer cosplay

Feb-14-2016 By coyote

parte I:

Ura no quiere que haga cosplay…
Dice que para hacer cosplay… que le rasque la barriga… XDXD
Ay mi bolicheeeeeeeeee

parte II.
Ahora es Marius el que a tumba encima mientras coso y trata de cazar el hilo…
Si… el de la cara de bueno

Parte III:
En lo que me muevo para contestar un whatsapp…