Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Este cuerpo no es el mío


¿sabes esa sensación de que estas encerrado en un cuerpo que no te pertenece?
Así me siento ahora.
Jodida. Porque el cuerpo no responde. Cosas simples que el cardio y la fuerza me da de sobra. Pero la agilidad, la velocidad y las articulaciones no.
Es jodido estar en este lado. En el de “el rival más débil”. Siempre en estas cosas yo era el bicho al que sólo se podía mirar. Y cuanto más atrás en el tiempo más. Si me voy a tiempos del cole… no había ni chica ni chico que me ganará en ciertas pruebas… ¿quieres 1 minuto colgado en dominada? Pues yo 1.50 y porque me bajan… así era…
Hasta que mi cuerpo cambió.
El deporte siempre ha sido mi pasión. Siempre me ha gustado entrenar como un bicho. Y no veo el momento de poder recuperar el tiempo, la energía y la ilusión para poder volver a hacerlo.
De momento me quedan como mucho unos meses. La decisión está más que tomada. Queda la posibilidad y volver poco a poco a sentirme bien.
Para alguien que era un bicho… verse en el otro lado… querer saltar y que tu saltas pero el puto cuerpo se queda abajo… y al caer cruje la rodilla. Puedes hacerlo. Si. Pero despacio. Y no intentes correr (¡¡¡es una puta carrera!!!) porque solo consigues descoordinarte y hacerte daño… y eres un puro autónomo amargado que no puedes permitirte hacerte el más minimo daño.
Ves que todos tus compañeros acaban exhaustos y tu… fresco como una lechuga porque no has dado todo… simplemente porque tu corazón y tu resistencia cardiovascular va a años luz de tu cuerpo lento y torpe.
Que si hay que hacer 10 vueltas se hacen porque no corresponde lo uno con lo otro.
Me pasaba lo mismo corriendo el año pasado. Me sobraba corazón y me faltaban piernas descansadas. Intentaba apretar para buscar el cardio pero no llegaba a cansarme porque el resto no permitía llegar al nivel.
No entiendo como mantengo ese cardio sin el cuerpo. Tampoco entiendo tantas cosas…
Quiero volver a entrenar. Quiero volver a comer como una persona normal con horarios y pautas. Quiero ser el bicho que era. ¡¡¡quiero ser yo!!¡¡quiero recuperar mi vida!!
Quiero repetir estas pruebas al nivel de mi corazón…
Llegará… espero que pronto. Porque el año de pausa ya ha pasado. El año de reponerme de todo lo que vino junto en el maldito curso 2015-2016 ha pasado. El tiempo de shock ha pasado. El tiempo de letargo ha pasado. Merezco una calma un poco más estable. Un poco más duradera. Necesitaba muchas cosas. Necesitaba trabajar de fisio. No preocuparme por si voy a cobrar o no. No tener terror de que suene el teléfono. Ha sido un año en el que sabía que esto tenía una fecha límite. Y hasta que no ha estado encima he aprendido a no preocuparme por ello. Pero ya está casi aquí.
Espero poder escribir el año que viene diciendo que hice las pruebas como yo se hacerlo. Como mi corazón puede hacerlo. O salir contenta y no llorando de frustración. De verlos a todos valdados y yo sin la menor intención de empezar a cansarme . O bueno… si.. pero porque haya barrido en las pruebas y no porque me haya arrastrado. Fallando hasta en lo que un niño pequeño hace porque la inestabilidad de rodilla te grita “No te lesiones. NO PUEDES”
Para eso sólo necesito entrenar y comer bien. Y para eso sólo necesito tiempo para hacerlo.
Para sentarme y comer bien. Para entrenar. Para descansar. Para vivir.
Y para eso… ya se lo que necesito y lo haré en breve. Tendré otras limitaciones y problemas. Pero la salud y la vida… son primordiales. Y estar a gusto con uno mismo y con lo que se hace.

Escriba un comentario