Alucina Vecina

Siempre me dijeron que mi vida era para escribir un libro… ¡Ahora es un blog! Entra, flipa y comenta

Archive de la Categoria ‘deporte: "yo controlo"’

Interesante de nuestros patrocinadores

10 años pyf

May-7-2017 By coyote

27 de abril de 2007
<< 14.57: Aún no he comido, pero estoy oliendo ya la comidita. Hoy empiezo en P&F. Entro de socorrista… ¡¡Y tengo que estar en pantalón corto!! ¡¡¡¡Y con chanclas!!
Tiene gracia que en la playa esté con pantalón largo y trabajando en pantalón corto.
También me hace gracia al pensar que cuando era pequeña pensaba aterrorizada que cuando fuera a trabajar tendría que ir elegante, con tacones o falda… Y resulta que o voy en pijama, o en chándal, o en pantalón corto y chanclas… ¿Es eso serio? La verdad es que me pega mucho no ir arreglada, cómoda hasta trabajando.
Creo que me voy a aburrir un montón, porque la piscina es un charquito… Creí que exageraban cuando decían que no haría falta que me mojara si alguien se ahogaba… Pero parece ser que es cierto, aunque espero no tener que intervenir, ni mojándome ni sin mojarme.
La parte buena es que supongo, que irá algún buen cuerpo a nadar en el charquito, lo malo es que por las tardes hay niños, por lo cual hay chillones, gritones, cagones y meones… Me van a dar dolor de cabeza…
Pero bueno. ¡¡ESTOY TRABAJANDO!! Con contrato, y en P&F.
Ayer se medio realizó el sueño que tuve cuando Justo me llamó: soñé que iba un día a una masterclass por la tarde con Luis, y él decía “Joder, me ha fallado mi compañera de la presentación” y miraba el panorama, y yo llevaba unos pantalones del mismo color, y una camiseta ancha. Me hacía subir, y con el consecuente teatrillo de “¿Pero estás loco? ¡Yo qué se que vas a hacer!” y según subía me quitaba la camiseta y llevaba otra conjuntada con él (Eso es algo que mola de las masters… Los modelos conjuntados de los profes… ¡Son chulísimos! Y no hablemos del blanco… jajajaja. ) Y daba la clase con él.
Pues ayer sin conjuntación ni na… Christina me sacó toda la clase arriba con ella… No dirigí ninguna canción, pero me encantó la sensación de estar arriba toda la clase, ver cómo lo vamos haciendo los de abajo, el acostumbrarme a hacerlo al revés y a dejar de ser una más para ser el centro de atención, por lo que hay que entregarse más…
Me encantó la experiencia, y me he prometido, que algún día estaré ahí (o en otro) pero con el micro. Incluso la clase de las marujillas de hoy ha salido mejor, estaba súper motivada. Y eso se ha notado.
Gracias Christina, no sabes lo que me animó estar ahí arriba.
00.44: Estoy machacada, pero muy contenta. Al final me ha tocado dar clases a niños pequeños que no sabían nadar, a una señora mayor…
Me ha tocado meterme en el agua y estar más de media tarde con el pantalón mojado… Pero aún así estoy contentísima.
El equipo de compañeros de momento parece majo (Nada que ver con los anteriores)
El público diferente…
No me gustan los niños, pero… por lo menos sonríen de vez en cuando y no miran con cara de asco, lloran, pero no insultan… Además los entretienes pataleando.
El ambiente (sin tener en cuenta el terrible calor que hace) me ha gustado, por lo menos hoy.
Los “jefes” son la leche, no son el niño manga pijo de papá, cabronazo que mira con superioridad y encima te está constantemente que está forrado y te está explotando. Son naturales, son abiertos y son personas normales, que están dando el callo todo el día y aún así sacan fuerzas para reírse, tratan bien, y hacen bromas…
Una vez más, creo que dejar el anterior trabajo fue una de las mejores decisiones que he tomado.>>
27 de abril de 2017
Hace casi un año que se acabó Pyf. Un año ya.. parece imposible.
Un año y sigo teniendo angustia los domingos por la noche, un año y sigo despertándome por la ansiedad de ir a currar. sabiendo que el 31 de mayo salto al vacío. El año pasado era diferente, de verdad que no sabía si iba a pasar, pero sabía que por lo menos tendría paro. Este año no. El año pasado acabó sabiendo que tenía otro trabajo. Este no.
Acabé el día 27 diciendo “dejar el anterior trabajo fue una de las mejores decisiones que había tomado. En esa ocasión deje un trabajo de fisioterapia, para irme también sin derecho a paro. Ojalá esta vez me pase lo mismo,
Porque ese 27 de abril… no sabía lo mágico que iba a ser y maravillosa que sería esa etapa.
Dicen que no te das cuenta de lo que tienes hasta que lo pierdes. Y… yo ya sabía lo que tenía, pero ahora que no lo tengo… todos los que pasamos por allí coincidimos en que eso no era algo normal, era una FAMILIA. Esa magia que se creó allí… no es normal, no se puede tener en otro sitio, igual, los más afortunados pueden encontrar algo parecido. Pero nada será igual.
Desde el primer día que no estuve allí, sabía que se quedaba una gran parte de mi allí.El primer día que dejé los gimnasios me di cuenta que… igual no había acertado al alejarme del fitness. Hoy, casi un año después…estoy en un trabajo del que sólo me llevaré una persona. En DF en una semana me he llevado muchas más. Y en pyf… 9 años.. me llevé todo.
Fueron 9 años de mi vida. 9 años en los que aprendí mucho, en los que crecí, en los que conocí a muchos de los que ahora son mis amigos, En los que he pasado momentos súper especiales.Me lo he pasado pipa. He reído, he llorado, he luchado…. Allí recibí “la llamada” por la que tuve que salir corriendo y pude hacerlo, pude no volver hasta que estuve preparada.
Es que en esos años me lo he pasado taaaaaaaaaaaan bien.
Sufrí mucho también. No con el final. Me sentí mal. Dude mucho de mi misma, me atacaron mucho, llegaron al punto de recoger firmas para que me echaran… unos cuantos gilipollas, aunque hicieron más presión los que me apoyaron. Después conseguí meterme a la mayoría en el bolsillo. Me llovieron las críticas, por muchas cosas, con y sin razón. Me comí un año de pringadismo máximo con una presión que no me correspondía, fui la única que pasó por eso, con los que vinieron detrás se hicieron bien las cosas. Me he comido coordinadores que me tenían “la cruz” para los que solo contaba cuando no había nadie más o para las peores cosas “vamos todos al curso que tu estás deseando hacer y tu te quedas cubriendo una clase que no sabes dar con alumnos que solo quieren a su profesor habitual, aunque venga el mejor del mundo”. He dado tres clases en el turno de dos (empezar un pump del 1 al 6, subir a dar un ciclo y acabar un combat de la 3 a la 10) varias veces… He pasado taaaaaaaaaantas cosas.
Recuerdo entre risas y agobio mi primera clase de ciclo: con el bañador, un cd prestado que no había oído nunca, recién formada, y con zapatillas con la suela blanda y llenas de agujeros. Yo estaba en la piscina de sos, un viernes, no llevaba ni ropa ni zapatillas de entrenar porque los viernes no me daba tiempo a entrenar. Y vinieron a piscina a avisar al coordinador que me dejara salir a dar la clase, que el profesor había pinchada. Yo de pardilla, que nunca había dado ciclo… no tenía ni zapatillas (era verano, había ido en chanclas… pero en la taquilla siempre dejaba unas zapatillas roñosas… porque eso mejor que nada), y con el bañador, y los pantalones del bañador… no tenía música y Lola me dejó un cd… con canciones que algunas conocía.. pero otras no… encima esa clase era de una persona que la gente iba solo por él.
Pero también recuerdo mi primer combat. La gente no se creía que fuera la primera vez.. mi compañero Raúl oyó en la piscina a la gente comentar que la chica que la había dado era genial..
Hicimos muchas clases especiales, recuerdo también lo mal que lo pasé a la vuelta de la operación, como gente mala me llamaba la “kung fu panda” y se reían a mis espaldas.
De balance siempre recordaré la “clase desastrosa” 5 profesores y cada uno hizo una cagada más aparatosa que el anterior… los 9 minutos del trabajo de fuerza con la misma pierna, el dar las palmadas en silencio y el silencio en las palmadas de la música, hacer los estiramientos con la música de la meditación, acabar la musica a mitad de la coreo… una detrás de otra. A día de hoy me rio mucho.
He visto pasar muuuuuuucha gente, y curiosamente, con los que más me quedé fueron del principio. Y del medio. Acabó pasando gente a la que ni me molesté en conocer porque “No iban a durar”.
He tenido clases de llorar de emoción. De que aplaudan solo por entrar, de que te ven mala cara y 30 personas se van a casa, he pasado por ir a clase y que no fuera clase. He pasado por DISFRUTAR.. Eso no era ir a trabajar. Lo reconozco me estuvieron años pagando por DISFRUTAR.
El balance no es que sea positivo, es que es lo mejor
Hablo solo del fitness, porque es lo que más me divertía, pero estuve mucho mucho mucho tiempo en piscina, de hecho fue como entré, fue donde estuve de coordi, fue donde más tiempo pasé en realidad. Durante años el ambiente de piscina era un mundo aparte, nosotros teníamos nuestra burbuja de buen rollo, mientras “abajo” estaban con más mierda. Los de piscina éramos una familia aparte. Un grupo de amigos que se juntan en la piscinita, y de paso, dan unas clases a unos niños.
La última época se integró todo, incluso podría decir que se contaminó un poco también.
Llevo casi un año intentando ponerme a escribir y describir lo que ha significado, y no he sido capaz. No solo por la falta de tiempo, es por la falta de palabras. No hay palabras. Puedo dar vueltas. Pero no describirlo .Los que pasaron por allí saben a lo que me refiero. No se puede describir. Eso era MAGIA pura.
Me gustaron mucho unas palabras que me dijo Jose el otro día “No sentía eso con los socios desde pyf”. En su caso de pyf hace más años.
De verdad que no se puede imaginar sin vivirlo.
Se echa de menos. Pero tenía que acabar. Porque si no acababa… yo (entre otros) no habríamos avanzado nada. Estábamos tan a gusto. Era tan bonito. Era una burbuja.
Hace 10 años me hicieron el mejor regalo que me han hecho en el ámbito laboral.
10 años… casi un tercio de mi vida allí.
Fuimos felices. :D
SIEMPRE PYF.

27 de abril de 2017

1 año del segundo maratón

May-7-2017 By coyote

Hace un año… más o menos a esta hora… estaba cruzando la meta en el Retiro.
Llorando y orgullosa. Mi segundo maratón.
Son unas experiencias incomparables. Que hay Que vivir y que llenan… como pocas cosas.
En ese momento dije que me retiraba de esa distancia… ahora a veces me sorprendo pensando “para el próximo maratón…”
Y tengo mono de esa sensación en meta…

No era el mejor día

Abr-2-2017 By coyote

No era el mejor día para aparcar aquí..